LA MATRÍSTICA

Panfredo Habla:

Una historia singular que devela nuevos paradigmas, muy concretos, que se descubre, día a día, de otra manera a través de la arqueología y la historia de hace más de 30 mil años, en investigaciones permanentes en Europa y Asia. hilándose con más formas y figuras redondeadas, testigos silenciosos, presentes ahora de otras maneras de convivencia de hombre y mujer sobre la tierra.

IMAGENES DE LO MATRISTICO

Uno de los vestigios más concretos de la cultura matrística y quizás
el más antiguo, es la Venus de Willendorf, encontrada en la Europa
antigua, específicamente en Austria, pequeña figurilla de arcilla de
unos diez centímetros de tamaño, guardada en la actualidad en el Museo de Viena. Se sitúa su fecha de creación en dos versiones, hace cerca de 20 mil años, mientras otros afirman que tiene cerca de 33 mil años.

Sus formas voluminosas, vientre, caderas y pechos amplios y generosos,
el destacar su vulva, la conectan con el aspecto de fertilidad de la
madre tierra, dadora y quitadora de la vida. Incluso, su no rostro
alude a este poder de partogénesis, creador, nutridor y regenerador de
la mujer, como su característica principal, repetida desde siempre y
que es su fuerza primigenia, fuente de la creación y de la vida,
surgido desde las aguas primordiales, entre el caos y la oscuridad de
los primeros tiempos.

Ella es la representante de la naturaleza y su cuerpo es la Tierra
misma, de la cual emanan todos sus esplendores creativos en sus
diversos aspectos y formas conectada con las distintas fases y los
ciclos o estaciones de producción de la tierra. Era el principio
femenino como símbolo primordial del milagro de la vida. Era el culto
a la fertilidad – al nacimiento, a la vida y a la muerte – la
principal religión de adoración a la diosa.

DIOSAS MULTIPLES.

Esta diosa era monoteísta y politeísta a la vez, puesto que era el
principio primordial, pero a la vez representante de las múltiples
características y funciones de la diosa. Las religiones arcaicas
giraban en torno al culto a la Gran Madre que era venerada y las
mujeres actuaban como sus sacerdotisas. La Diosa es una sola y al
mismo tiempo, muchas. Esto se puede reconocer en las figuras que datan
desde la Edad de piedra, el paleolítico y desde el neolítico; diosas
primordiales encontradas en Europa y Asia, principalmente.

Este culto ha sido representado a través de diferentes figuras que
conectan con los múltiples atributos de la diosa. Imágenes dando a
luz, figuras descabezadas o con cabeza de pájaros aluden a un
simbolismo chamánico de la diosa y del ser humano en general.
Asimismo, se han encontrado figuras con serpientes que aluden al
aspecto regenerativo y de transformación de la diosa y tambièn a la
muerte. Otros símbolos abstractos de nuestros antepasados expresan a
la diosa, a través de las imágenes laberínticas, las espirales, los
triángulos y los triángulos dobles, los puntos y los discos, con una
especie de semilla en el centro, líneas paralelas y en zigzag. Las
alas y las mariposas también son símbolos de los poderes de la diosa.

Más de 30 mil miniaturas de la diosa en greda, mármol, hueso, cobre y
oro, además de enormescantidades de dibujos y representaciones de ella
en cuevas, paredes de cavernas,vasos rituales, altares, pinturas en
los muros de templos y santuarios, encontrados en màs de 3 mil sitios
de excavaciones, evidencian la importancia de la diosa en las culturas
de la Antigüedad, de la Europa antigua y por supuesto, prepatriarcal.
Anatolia, Turquía, Hungría, Francia, Alemania, Checoslovaquia,
Polonia, Rumania, Bulgaria, Ucrania, Rusia son lugares…

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

Anuncios

TIAWANAKU

Javierdeargentina Habla:

También conocida por Tiahuanaco y con varias maneras de escribir su nombre (con H o con W, con C o con K, etc), se trata de una antigua ciudad ubicada en la actual república de Bolivia.

Está ubicada unos 2Km al sur del gran lago Titicaca, limítrofe entre Perú y Bolivia. Antaño, fue una región de producción agrícola (coca, maíz, zapallos) y comercio sobre la cordillera de los Andes.
Sus habitantes fueron grandes artesanos, que tallaron piedras, maderas y metales. Entre sus obras más sobresalientes figuran los punto principales de Tiawanaku como enigma del pasado: las puertas y los íconos.

Tiawanaku significa “El lugar donde nacen la tierra y el agua” (aunque hay autores que difieren y proponen que en realidad significaría “Pueblo de los hijos del sol”; pasa que el quichua es una idioma con múltiples dialectos y aun no se está seguro de cual sería el que ocupó esta zona de los Andes).

El templo central de la ciudad tiene por nombre Kalasasaya (“Piedras erguidas”) y aquí fue donde se realizó la festividad por el triunfo como presidente de la nación de un aymara por primera vez en la historia, reflejando el alto valor sagrado que aun conserva el lugar.
Además, en Kalasasaya se encuentra la Puerta del Sol, la obra tallada más importante de las ruinas.


Kalasasaya

La Puerta del Sol está en soledad. No conduce a ninguna parte. Es una construcción netamente aislada de otras, a modo de un “monumento”.
Qué representa? Una puerta de entrada? O de salida? Y otra pregunta… hacia donde? Qué comunica? Qué es lo que une o lo que separa?

Quizás deberíamos mencionar algunas historias sobre el pasado de Tiawanaku para quedar aun más desconcertados:
Según los mitos aymaras, esta ciudad se levantó en un solo día, antes de la Gran Lluvia que destruyó el primer mundo, y fue construida por una raza de gigantes llegados del cielo.

Hoy no han quedado ni rastros de hermosas estatuas que los españoles destruyeron buscando materiales comerciales en su constitución (oro, rodocrosita, esmeralda, etc) y solo nos han quedado como registros los textos de los misioneros; al parecer la ciudad presentaba gran cantidad de estas figuras, que no hubiesen significado gran asombro (más allá de su calidad artística) de no ser por un curioso detalle: varias de ellas aparecían con barba, siendo los amerindios completamente lampiños. La explicación de los nativos es que representaban a los Hijos del Sol, los enviados de Viracocha (con estas entidades mitológicas fue que confundieron a los propios españoles. La pregunta es: por qué tenían ese mito?). El máximo ente creador del universo (Viracocha) destaca por cierto paralelismos con Osiris, de los egipcios; ya hay posteado en el foro un tema (creo que lo puso Corvus) sobre los paralelismos entre los mitos cristianos y los de las deidades solares como Osiris y varios más alrededor del mundo.
Tanto Osiris como Viracocha: fueron víctimas de una conspiración, resultaron heridos, los cuerpos de ambos fueron depositados en un receptáculo, ambos fueron arrojados al agua, ambos se deslizaron por un río y ambos alcanzaron el mar. Interesante, verdad?

Tiawanaku tubo su esplendor entre el 15.000 y el 10.000 A. de C., pero estuvo poblada hasta el siglo XVI.
Desde el primer contacto con los europeos, ha existido esta otra leyenda:
Tiawanaku está conectada con Cuzco mediante galerías subterráneas, cuyo constructor (para no ser menos) también es desconocido. No se ha realizado ningún hallazgo arqueológico hasta la fecha que confirme tan arriesgada afirmación.


La Puerta del Sol

La Puerta del Sol es una estructura de roca, de un poco más de 3 metros de altura y casi 4 de ancho, que pesa… 12 toneladas!!!!!!!!
Se supone que fue tallada en un bloque movido hasta el punto donde está para tal propósito. O sea que antes del tallado, pesaba más. Cómo la llevaron en el 15.000 antes de Cristo? Con qué técnica?
Su función, coinciden los expertos, habría sido la de registro de calendario. Sus paredes están talladas con representaciones que figuran la división del año en fracciones de tiempo. Pero, cuanto es una año? Un vuelta sobre el sol (calendario solar)? O una vuelta de la luna sobre la tierra (calendario lunar)?
Pues… ninguno de los dos. En Tiawanaku utilizaban un calendario venusino. Se basaban en la posición del planeta Venus (????????????), idea por demás complicada e ilógica, sobre todo si comparamos la dificultad de un calendario como este ante la sencillez de uno lunar.

Por si la lista de misterios fuese corta, hay más: en las paredes de la Puerta del Sol encontramos también talladas representaciones de mamíferos extintos: toxodones, chelidoterios, etc. Toda una garantía de antigüedad.

En la lengua aymara, el lugar también es llamado Taipicala, que significa “lo que está en el medio”, ya que se concideraba ubicado en el centro del mundo.

En la Puerta del Sol se encuentra una representación mística de una figura hoy llamada “Dios de Las Varas”, claro aporte de una cultura vecina, la Chavín, en alguna época, a tal punto de influir en una estructura tan importante.

El colapso de Tiawanaku como gran centro urbano es desconocido, al igual que varias de las principales ciudades de los pueblos nativos americanos precolombinos. Casualidad o causalidad? Inclemencias climáticas cómo sequías o inundaciones en todo el continente? Historias parecidas? Enemigos en común?

Vale aclarar: el nombre de “Puerta del Sol” para la estructura arquitectónica principal de todo el complejo corresponde a una denominación aplicada en el siglo diecinueve y poco tiene que ver (o nada quizás) con el nombre que le habrán dado sus constructores.
Incluso, el hecho de que una parte del cuerpo de la puerta no esté completamente ornamentada puede indicar que en realidad no terminó de construirse o bien que fue rota en alguna ocación. Ni siquiera se tiene la absoluta certeza de que su ubicación haya sido siempre en el sitio donde hoy se encuantra, más allá de que es lo más probable por el peso de la “puerta”, que no facilita prescisamente sus cambios de localización.

Cierro con una figura representativa de Viracocha, la máxima entidad de la religión nativa andina. Está numerosamente presente en diferentes estructuras de Tiawanaku.

Sociedad de la niebla

Manuscrito Voynich

Anna666 y panfredo hablan:

En la Librería Beinecke, perteneciente a la Universidad de Yale, podemos encontrar uno de los más misteriosos e interesantes desafíos que la Historia nos ha legado. Se trata de un manuscrito de 235 páginas, donado en 1969 por H.P Kraus, que en 1912 había sido adquirido por Wilfrid M. Voynich a un colegio jesuita de Villa Mondragone, cerca de Roma. La extraña escritura del manuscrito dificil de descifrar.
Este libro fue escrito por un autor desconocido (aunque algunos lo atribuyen a Roger Bacon, uno de los personajes del S.XIII con un pensamiento científico más avanzado), y constituye en sí mismo todo un enigma, ya que está escrito en un lenguaje desconocido, con unos caracteres desconocidos, y hasta la fecha nadie ha logrado descifrarlo.

El Misterio

La historia de este manuscrito es azarosa y oscura. La primera noticia fiable que se tiene de él data de principios del S.XVII. Sabemos que el emperador Rodolfo II de Bohemia (1552-1612) lo compró por una cifra desorbitada para la época (600 ducados), y que luego pasó por varias manos hasta llegar en 1666 a las de Atanasio Kircher, un sacerdote jesuíta. Desde ese momento hasta 1912, nadie sabe a ciencia cierta qué le ocurrió al libro.

Para cualquier criptógrafo y estudioso de los lenguajes este libro constituye un estimulante reto, ya que ni siquiera sabemos a ciencia cierta cuál es el tema que trata. Sus numerosas ilustraciones parecen indicar que es un tratado de alquimia cuyo auténtico contenido se quiso mantener en secreto, pero esto no son más que especulaciones. Posee diferentes secciones, que parecen tratar los siguientes temas: Botánica (la mayoría de los dibujos representa plantas no identificadas), Astronomía (aparecen casi todos los símbolos zodiacales), Biología (con algunos dibujos sobre anatomía), Cosmología y Farmacia. Al final se incluye lo que parece un recetario.

Además, el libro posee numeración de páginas, algunas anotaciones en alemán, otras en algún alfabeto desconocido, y una anotación en la última página en caracteres tradicionales que parece representar una clave para descifrar el texto. No obstante, ni siquiera sabemos a ciencia cierta si el texto está cifrado o no. Como puede verse, tenemos todos los ingredientes para poner a prueba nuestras habilidades.

A partir de las vestimentas de los personajes dibujados, podría decirse que el manuscrito fue escrito en Europa durante el S.XIII, aunque una de las ilustraciones se parece a un girasol, lo cual sugiere que parte de él fue escrita después del Descubrimiento de América. De todas formas, tampoco está descartado que el libro sea un simple engaño hecho para estafar a alguno de sus poseedores, ya que sabemos que en ocasiones se han pagado fuertes sumas por él.

Posiciones sobre su veracidad

John Dee trató de descifrar el manuscrito pero no lo logró, solo pudo determinar que la primera parte del escrito decía que contenía “los secretos de los mundos olvidados y subyacentes”.

En 1588 John Dee regala el famoso libro-papiro al emperador Rodolfo II.

A partir de 1666 el misterioso documento pasa de mano en mano y recorre el mundo. Nadie logra descifrarlo, hasta que en 1962 llega a Estados Unidos donde aún está a la venta, superando su valor el millón de dólares.

Desde la muerte de John Dee en 1608, nadie se ocupa del documento hasta el año 1666, en que el Dr. Marcus Marci, rector de la Universidad de Praga, envía el escrito al jesuita Kicher, experto en criptografía, para su interpretación, pero para el religioso fue imposible desentrañar el misterio.

Se pierde el rastro del documento hasta 1914, en que se vuelve a encontrar en el pueblo italiano de Frascatti; en poder de unos jesuitas que tenían allí su convento.

En ese año (1914) el manuscrito es adquirido por el editorialista W. Voynich, tomando desde ese momento el nombre con el cual lo conocemos.

Voynich lleva el documento a Estados Unidos y dos años más tarde, es contactado por Adolph Cyrus Roidingercht, quien dice poder descifrarlo, ya que un antepasado suyo que era amigo de Roger Bácon, recibió de éste, una guía de traducción de un código secreto que usaban los habitantes protohistóricos del extremo sur del planeta y que en ese momento obraba en su poder por derecho de legado familiar.

Cuando Roidingercht puso manos a la obra, descubre que el documento habla de una civilización desaparecida, cuyos integrantes eran seres de no más de un metro de altura que dominaban la fuerza de gravedad y que además habían desarrollado máquinas que les permitían horadar las rocas, construyendo grandes ciudades subterráneas que intercomunicaban por debajo de la superficie con todo el planeta. Una de estas máquinas recibe el nombre de “nilotrona”.

Asimismo, muestra un mapa celeste de un sector desconocido del firmamento, donde se aprecian dos soles y dos lunas (o planetas).

Cada página del documento está pintada de un color diferente, todos ellos muy vivos y brillantes, semejantes a los del aura humana.

Sobre una de las páginas hay una especie de diccionario de botánica con plantas dibujadas que son muy singulares, algunas parecen tener ojos y se concluyó que son especies desconocidas para nuestro planeta actual.

Hasta aquí lo que pudo descifrar Roidingercht del “documento Voynich”, ya que el 22 de enero de 1917 desapareció misteriosamente sin dejar rastros y nunca más conocerse nada de su paradero.

Aparentemente tuvo que huir precipitadamente, ya que se encontraron todas sus pertenencias, incluso su pipa humeando en el cenicero de su escritorio, al lado del documento Voynich, que se encontraba abierto en una página donde estaban los planos de una extraña máquina semejante a las turbinas de los modernos “jets” y a un costado de la hoja, un modelo a escala de un artefacto muy similar al actual avión Concordé.

Posteriormente, en 1919 el decano de la Universidad de Pennsylvania, William Newbold, se aboca a la tarea de continuar descifrando el Voynich.

Es así que después de dos años de trabajo, en una conferencia de prensa dice haber descifrado cosas muy interesantes en el documento y se prepara para dar una serie de charlas sobre el particular; pero extrañamente no las puede llevar a cabo, comienza a contradecirse sobre lo descubierto y cada vez se hace más difícil contactarse con él.

Luego se supo que recibía amenazas de los “conspiradores contra el conocimiento oculto “, los tristemente célebres “hombres de negro”.

Newbold falleció en 1926, y al igual que Bácon, se llevó a la tumba el secreto para descifrar el Voynich.

Del trabajo de Newbold se rescataron algunas partes descifradas del documento que dicen que el ser humano posee una energía muy especial que se gesta en la parte superior del cerebro y su medida es la del “voluciclo”. Esta es la tercera organización cerebral independiente, cuya sede se encuentra en la columna vertebral. Cada zona intervertebral tiene relación particular con el conocimiento que puede adquirir el ser humano y actúa como archivo o depósito.

Las zonas intervertebral están relacionadas íntimamente con el “conjunto sonomedular” que tiene, al igual que el voluciclo, su centro de actividad en la parte superior de la cabeza.

Hasta aquí lo que hoy se sabe del extraño y misterioso “documento Voynich”

Muchas copias del Voynich dan vueltas en el mundo buscando alguien que logre descifrar por completo los secretos de las más remotas civilizaciones que poblaron nuestro planeta (y que quizás aún lo hagan, bajo nuestros pies).

Posicion sobre su fraude

Gordon Rugg, ingeniero informático de la Universidad de Keele, Reino Unido, cree estar muy cerca de dar una explicación sobre cómo fue creado el texto. Según informa el semanario británico “The Economist” (13 de febrero de 2004) Rugg ha conseguido generar texto con igual apariencia al que contiene el libro, utilizando no precisamente tecnología digital avanzada del siglo XXI, sino métodos rudimentarios del siglo XVI.

Rugg intuyó que si el manuscrito Voynich es una estafa, entonces un posible sospechoso es Edward Kelley, un oscuro artista de la época isabelina. El ingeniero practicó una de las técnicas conocidas de Kelley, usando una cuadrícula de 40 filas y 39 columnas cuyas líneas le sirvieron de guías para dibujar las sílabas de Voynich. A continuación superpuso un cartón con cuatro ventanas cuadradas en diagonal sobre la cuadrícula, y comenzó a formar las palabras que resultaban de unir las sílabas que quedaban visibles a medida que él iba moviendo la plantilla agujereada. El resultado, que para algunos puede ser desolador, fueron palabras con los mismos patrones internos que las del libro. Rugg y su equipo trabajan ahora en un programa de ordenador que detecte todos los patrones existentes en el manuscrito y los reproduzca. Si su hallazgo se confirma, significará que inventar algo que parezca un lenguaje con regularidad en los patrones no es tan difícil, y esto ya no será un argumento válido para negar el fraude.

-Tanto si el manuscrito resulta ser un fraude, como si al final es descifrado, en cualquier caso parece que tiene sus días contados como objeto de exposición en la vitrina de lo supuestamente paranormal. Quizá conscientes de que el tiempo se acaba, o quizá ignorantes de todo, los muchachos de la revista Año Cero se han lanzado a obtener una última cosecha del affaire Voynich en un reportaje de su edición de febrero de 2004.

La tesis central es atribuir el manuscrito a Ramón Llull, que fue filósofo, novelista, alquimista, clérigo, mujeriego, viajero, comerciante e incluso predicador del cristianismo en el norte de África allá por el siglo XIV, tarea en la que al parecer perdió la vida. La autoría del mallorquín es unas veces propuesta como posibilidad, otras zanjada como prácticamente un hecho incontestable,. Como Leonardo o Newton, el mallorquín es uno de esos personajes especiales de la historia a los que, dado lo pintoresco y variado de su vida, es fácil recurrir para colocarles cualquier papel o rellenar cualquier hueco y que así cualquier teoría, incluso la más infundada, encaje.

Ahí van algunas perlas sobre el manuscrito de Voynich :

-Se presenta una reseña de un libro en el que se afirma que el manuscrito contiene las claves de logros tecnológicos como la píldora anticonceptiva o el avión supersónico Concorde.

-Considerando que el prólogo del manuscrito, supuestamente obra de Bacon, alude a un original guardado “bajo las montañas que corren sobre la costa oeste de un lejano lugar, situado en el extremo sur del planeta” y, dado que algunas de las extrañas plantas dibujadas en las páginas parecen girasoles, y que éstos no fueron introducidos en Europa hasta después del descubrimiento de América, ¿a qué esperamos para deducir que en el siglo XIII los alquimistas ya conocían la existencia del Nuevo Mundo? Guijarro no deja pasar la oportunidad de sugerir tan “lógica” conclusión.

-Se cuenta la rocambolesca historia de un alemán que a principios del siglo XX aseguró haber recibido la clave para descifrarlo en un “código secreto que utilizaban los habitantes protohistóricos del extremos sur del planeta”. Roidingercht -que ese era su nombre- contó que “el libro habla de una civilización desaparecida, cuyos integrantes eran seres de no más de un metro de altura y que dominaban la gravedad, que poseían máquinas para horadar la roca y construir grandes ciudades subterráneas que se intercomunicaban bajo tierra con el resto del planeta”. Roidingercht “despareció misteriosamente”.

-No falta, como es natural, la mención de rigor al supuesto interés de los servicios de inteligencia norteamericanos por el asunto. En todo misterio que se precie no debe faltar el ejército, el gobierno, la CIA o todos juntos.

Como se ve, no ha sido difícil tejer el popurrí y hacer del tema Voynich no un misterio, sino la madre de todos los misterios. Lamentablemente, por culpa de un maldito informático inglés, todos los libros o reportajes de tipo esotérico o paranormal dedicados a este célebre manuscrito pueden adquirir muy pronto el título de póstumos.

Antes o después el contenido del manuscrito será conocido por todos. Si no es un fraude, probablemente resultará ser un tratado común de interés modesto, y no la clave de la sabiduría universal ni un lenguaje trascendente para hablar con los ángeles. El mito de Voynich está condenado a sufrir el mismo destino que aquella civilización marciana constructora de pirámides, caras y canales, que se evaporó en los mustios desiertos rojizos en cuanto el hombre racional le puso la mano encima.

Teoria propuesta por panfredo

Luego de analizar el documento por meses, Panfredo presenta su decodificación

  1. Ha sido escrito de izquierda a derecha por lo que, seguramente, ha de leerse igual. es lenguaje mental o clarividente
  2. Se encuentra en la Universidad de Yale estableciéndose una relación entre el manuscrito, Yale y Skull and Bones, secta que lo utiliza en sus rituales de iniciación
  3. Entre muchas cosas el manuscrito muestra un mapa celeste de un sector desconocido del firmamento, donde se aprecian dos soles y dos lunas (o planetas). Conocimiento del código dual y anagramático como motor expansivo.
  4. Las plantas dibujadas son muy singulares, algunas parecen tener ojos y se concluyó que son especies desconocidas para nuestro planeta actual. pero sí sus atributos o instrucciones.
  5. Roidingercht fue del “documento Voynich”, ya que el 22 de enero de 1917 desapareció misteriosamente sin dejar rastros y nunca más conocerse nada de su paradero. Al descubrir el código, el lo transmite a las logias y a él lo desaparecen ….Aparentemente tuvo que huir precipitadamente, ya que se encontraron todas sus pertenencias, incluso su pipa humeando en el cenicero de su escritorio, al lado del documento Voynich, que se encontraba abierto en una página donde estaban los planos de una extraña máquina semejante a las turbinas de los modernos “jets” y a un costado de la hoja, un modelo a escala de un artefacto muy similar al actual avión Concordé.
  6. El estudio numerático realizado por Panfredo aparece más adelante. 1666 año de su inicio de decodificación.
  7. Sociedad de la niebla