CHUPACABRAS EN CALAMA

Alejo_604 Habla:

Recopilacion de los hechos.


El diario “La estrella del Loa” de Calama informa a la comunidad loína de un nuevo ataque cometido, presumiblemente, por uno o varios depredadores de origen desconocido.
Estos depredadores fueron nombrados “depredasangre” por Jaime ferrer, un conocido experto en el fenomeno ovni en chile.

Con la ayuda de los mismos parceleros y jóvenes residentes del lugar, se analizó de forma detallada las circunstancias y características de los destrozos sobre las jaulas donde eran criados 20 conejos.

1.- Los perros del lugar prácticamente no ladraron, no hay presencia de huellas y los trabajos para desmontar las mallas fueron precisos.
2.- Todo cánido que desea traspasar un lugar, lo hace empujando, sin embargo, aquí encontramos que todas las mallas fueron cogidas y tiradas hacia fuera, acción que sólo podría realizar un felino de gran tamaño, esta zona de Chile no cuenta con este tipo de animales depredadores.
3.- Los marcos de madera de las jaulas presentan rasguños profundos, los cuales podrían realizarse usando sólo una uña, los perros tienen cuatro.
4.- Las víctimas fueron depredadas dentro de la misma jaula, los perros sacan las presas y la ingieren en el suelo. Sólo cuatro aparecieron fuera de su jaula y uno destrozado, producto de un ataque posterior por parte de gatos callejeros.
5.- Los conejos, en su mayoría, murieron por desangramiento, sin embargo, no hay evidencias de manchas de sangre. Sólo presentaban uno o dos orificios por donde se le extrajo todos sus fluidos. Los cuerpos yacían exteriormente intactos, los perros son carnívoros, no hematófagos.


Hasta el punto 5, ya es suficientemente creible que no se trata de animales como gatos o perros que comunmente son acusados por las autoridades regionales.


6.- Calculando que cada conejo adulto pesa unos 7 kilogramos, pudiendo contener hasta 2 litros de sangre, sumando, tenemos cerca de 40 litros de este vital fluido, ¿Qué perro es capaz de beber esa cantidad de sangre?
7.- El lugar posee una cerca de 1,7 metros de altura, no hay presencia de hoyos por donde pudiese haber ingresado un perro, el único acceso es a través del techo, incluso hay claras muestras que el depredador ingresó sacando unas tablas, que a 1, 8 metros de altura cubría las jaulas. En resumen, no hay nada que afirme de forma concluyente, que este ataque, como muchos otros, fueron perpetrados por algún depredador conocido.

Y si aun algunos creen que son perros, pues aqui esta la prueba mas contundente que no.

Una de las mallas presentaba la marca o huella de una sola uña de 15 milímetros de ancho por 12 de alto y con forma de media esfera o triangular. La uña utilizada por este depredador para asir la malla logró cortar 5 de sus alambres. Individualmente, cada alambre es capaz de soportar 18,5 kilogramos de peso, si lo multiplicamos por 5, asumimos que para lograr esto, fue necesaria una fuerza de tracción de 92,5 kilogramos. Ahora bien, si cada uña posee una fuerza de tracción de 92,5 kilogramos, podemos concluir que 4 uñas pueden ejercer una fuerza de 370 kilogramos. ¿Puede un perro normal tener esa fuerza en sus patas? Para tener miedo verdad?:

MAS…….

Investigación en sectores vecinos
Considerando la casuística de este fenómeno, tomamos contacto con varios vecinos aledaños al lugar de la matanza. Los testigos, quienes solicitaron anonimato, afirman haber visto y en reiteradas oportunidades, algo parecido a un perro en dos patas y de abundante pelaje negro, desplazándose a gran velocidad.

Testimonios:
1)Esta señora, quien no quiso aparecer en la foto, afirma que un mes antes del ataque a su vecina, pudo ver un extraño animal de más de un metro de alto caminado en dos patas. Explica, en ese momento yo estaba cerrando el portón de la parcela cuando lo veo, era como las 11 de la noche, me dio un extraño escalofrío por la espalda, era horrible. Esta señora, comparó a este extraño ser con su pequeña perrita, pero de este tamaño, dice. Otra vecina, una joven madre, nos afirma que sólo una semana antes de la muerte de los conejos, ella junto a una prima, como a las 9 de la noche, pudo ver como corría a gran velocidad, algo que definió como una pelota peluda de más de un metro de alto, el cual dejaba una extraña estela plomiza a su paso.

1.1)Sin embargo, asegura que ésta no es su primera experiencia con estos depredadores, dos meses antes, pudo ver sobre un viejo tambor abandonado, otro ser muy similar al anterior, pero más pequeño de estatura.

2)Pero sin duda, la experiencia más desagradable fue la vivida por su pequeña hija de sólo 4 años, quien se paró frente a la ventana de su dormitorio, luego de lo cual corrió desesperada a los brazos de su madre, diciendo “Mamá, hay unos ojos rojos afuera”, sin embargo, lo que realmente sorprendió a su joven madre, fue el hecho de que gran parte del cabello de su hija estaba erizado, como si hubiese recibido un golpe de corriente electroestática, y eso que recién la había peinado y aun tenía su pelo mojado, dice.

Tomando encuenta el testimonio 2, en chile sin duda estos depredadores ejercen o trasmiten una fuerza aun inconprensible para el humano, la cual podria explicar porque los perros no ladran, y el ganado no muestra opocicion ante el ataque de este ser.
¿porque digo en chile?, facil, devido a que para los expertos en el tema, es natural que exista mas de un tipo de chupacabras.
Aca en chile rondando los años 2000 en adelante se le apodo de diversos modos, como I.E.A: intruso esporadico agresivo, o E.D.I: entidad depredadora inteligente (que es la que mas me gusta)

Esta es la malla donde se ejercio dicha fuerza.

Esta seria la altura promedio de estos depredadores.

Algunas recreaciones

Supuesta apariencia del ser

bueno, si nos ponemos a pensar este es un ser definitivamente inteligente, que no actua por inercia, mas bien con el fin de depredar todo rastro de sangre del animal, aunque en lugares de U.S.A. como texas, se há encontrado ganado con falta de organos, como lengua, ojos, labios, genitales, etc…
Tiene una gran agilidad y fuerza fisica, sin mencionar una extraña y aun desconocida habilidad que no se sabe aun si es levitacion o la habilidad de volar, porque apesar de medir algo mas de un metro, en el lugar de los hechos no se encuentran huellas que prueben que otro ser (aparte del ganado) estubo en el lugar.
Con respecto a que a la hora de los hechos no se sienta ningun ladrido de perros o ruidos fuera de lo normal de la noche, se piensa que el depredador hipnotiza, o paraliza a todo los animales en un radio de 500 metros, porque en calama en la oleada de ataques del año 2000-2004 en los lugares mas rurales era comun escuchar a eso de las 23 horas un horrible chillido, que segun testigos era ocasionado por estos depredadores para paralizar a los animales. Y con respecto a la hipnotizacion es probable que lo aga mediante los ojos o una especie de feromona hemitida por el depredador para sedar a los animales.

Bueno desde mi punto de vista, yo creo que es extraterrestre
, porque “generalmente” antes o depues de los ataques masivos, se ven UFOS.
El caso del que hable sin duda fue algo remoto, porque an habido reportes de ataques a 300 cabezas de ganado en una noche, y eso sin duda es masivo.

Datos curiosos:
-El
chupacabras no tiene cola, todos los testigos en el mundo que aseguran haberlo visto nunca lo han describido con cola, asi que las fotos que vean que tiene cola son falas.
-Si llegase a volar lo hace mediante unas alas despegables de los brazos, no de la espalda, y no todos los tipos de Chupacabras tienen alas.
-Generalmente en la epoca del año en que ataca es en verano.
-Para sus ataques siguen un patron de ruta especifico, que varia de norte a sur o viceversa.
-Tampoco ataca a seres humanos; aun asi se tienen reportes de extraños seres que han atacado a personas de los cuales aun no se reconosen si son estos depredadores u otro ser(s).

Yo creo que estas criaturas producen una extraña energia que hace reaccionar de manera sorprendente a los seres humanos, ademas provoca desconcierto y muchas veces deja paralizados a quienes mantiene algun contacto con el depredador.
Posiblemente estos seres se han reproducido, ya que se encuentran huellas de diferentes tamaños y en grupos de más de dos especimenes

FOTOS VARIADAS

Otras recreaciones del animal en cuestion

Esto es solo informcion recopilada por mi, pero con gran repercucion, variacion y novedosa info con respecto al tema.

No vuela, levita


El pasado fin de semana (23 al 25 de junio), en las inmediaciones de una disco en María Elena, vecinos del sector sintieron ruidos extraños. Al salir a ver lo que ocurría se encontraron con el denominado
Chupacabras a los pies de un árbol. Uno de los jóvenes lo enfrentó con un palo, pero el animal habría, según la versión de quienes estuvieron presentes en ese avistamiento, levantando vuelo de una forma singular, ya que en vez de un vuelo como el de un ave, parecía levitar.

Lo único que piden los pampinos, es que alguien asuma la responsabilidad por lo que está sucediendo, que se realice una investigación seria y que se proteja a la población ante la posibilidad que este animal ataque a alguna persona.

Las Piscinas

Uno de los que decidió entregar su versión de los hechos fue el trabajador Jorge Cariaga González, quién relató a este diario, que el sábado por la noche, mientras se encontraba en compañía de su polola en el sector llamado Las Piscinas, sintió que algo movía su camioneta.

Al percatarse del hecho bajó del vehículo y revisó por todos lados, sin encontrar…

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

Anuncios

Coje Ya Menia: El León de Agua

Alejo_604 Habla:

Leyenda popular, grabados rupestres y una larga tradición que apunta a un felino de costumbres acuáticas que al parecer es capaz de enfrentarse a uno de los animales más peligrosos de África, el hipopótamos. Enorme tamaño y una crin sobre el lomo son sus señas de identidad.

Coje Ya Menia: El León de Agua O así es como lo llaman los nativos, es un extraño animal desconocido centroafricano, con diversos nombres según la región: Coje Ya Menia en Angola, Mamaïmé, Muru-Ngu, Ngoroli, Nze-Ti-Ngu en República Centroafricana y Chad Gasingram, Vasoko en el Congo, Dilali en Camerún; así como Simba Ya Mai, Ntambue Ya Mai o Ntambo Wa Luy en Zaire, Ol-Maima, Dingonek en Kenia y Nyokodoing en Sudán, todos ellos vienen, más o menos, a significar lo mismo “león de agua” haciendo referencia a las características preferencias por el medio acuático de este extarño animal, el cual pertenece a algo que podriamos llamar un “fenómeno común” pues no son pocos los críptidos con características afines, descritos como enormes felinos habitantes en el agua, tanto en Sudamérica como en África.

Un retrato rupestre

Pero centrémonos en nuestro protagonista. En efecto, y a pesar de las descripciones de los indígenas testigos de sus avistamientos, la mejor prueba de cómo podría ser su aspecto físico la tenemos en algunas cuevas del Sur de África, pues aparece en numerosas representaciones pictóricas un extraño animal con aspecto felino, de color moteado oscuro y grandes colmillos como los de una morsa. También podemos complementar esta descripción, con datos facilitados por los nativos, ellos, destacan sobre todo su enorme tamaño, comparable a un mulo o un caballo, su piel moteada que a menudo produce un brillo resplandeciente cuando le da el sol (algo típico de animales con pelaje adaptado al agua) y una espesa crin en el cuello no demasiado abundante ni llamativa, pero de pelaje muy grueso. Sus extremidades son peludas, las patas son grandes y en sus enormes huellas, se marcan con fuerza los dedos, y al parecer podrían poseer membranas interdigitales que ayudarían en la natación, la cola es muy corta. Como no, la característica estrella de estos animales, vuelve a ser la presencia de unos caninos superiores desmesurados en forma de sable que llaman poderosamente la atención y que utilizan en la caza.

En cuanto a su comportamiento, se dice que vive habitualmente en parejas, que se refugia en cuevas cercanas a los cursos de agua y que tiene un potente rugido que retumba de manera escandalosa. Al parecer también es habitualmente nocturno pues sus ojos brillan en la oscuridad, una consecuencia de su adaptación. Referente a sus hábitos de caza diremos que se realizan generalmente en el agua, pudiendo matar presas de gran tamaño. Una curiosa evidencia de la existencia de esta criatura la encontramos precisamente en hipopótamos y elefantes, por ejemplo, unas de las que se dicen serian sus presas más o menos habituales. Algunos individuos en grupos familiares de esta zona muestran profundas marcas dobles paralelas en forma de heridas cicatrizadas en sus cuerpos, en los individuos machos, esto es explicable mediante las luchas interespecíficas por el territorio o las hembras, puesto que ambos animales poseen colmillos con los que se atacan entre sí, pero esto no explicaría las heridas similares encontradas en hembras e incluso crías de estos animales, que por supuesto no luchan, además a menudo estas cicatrices van acompañadas de arañazos, marcas de cuatro grandes garras paralelas, como las de las patas de los grandes felinos. Por lo que parece a veces mata a sus presas hundiéndolas o ahogándolas en el agua y que gusta de arrancar la piel para lamer la sangre de sus víctimas, no obstante tenemos algún testimonio de ello:

Marcel Halley era un famoso cazador de fauna africana en los años 20 en Gabón. Él se convirtió allí en testigo de un suceso extraño: su atención se desvió a un colector de aceite, en el cual encontró un hipopótamo hembra que fue matado y devorado por un animal desconocido, o eso parecía. El animal tenía heridas abiertas, que no podrían venir de otro hipopótamo, porque solamente los machos luchan entre ellos y sus lesiones son características y muy distintas a las que mostraba este animal. Tomó algunas fotos de ellas. Las heridas del animal no podían haber sido causadas por otro de su misma especie pues no se correspondían con las características de sus dientes. El animal tenía dos agujeros enormes, muy profundos, uno debajo del cuello y otro en el hombro. Pero no era el primer caso que recordaban similar, pues en el año 1970 testimonios hablaban de un hipopótamo que había llegado a ser muy agresivo, incluso atacó una barcaza, que transportaba a gente entre Chad y Camerún. Después de una larga búsqueda encontraron al animal y notaron que tenía las mismas heridas que había descrito Marcel Halley. Las heridas tenían el mismo tamaño y forma, por lo tanto vinieron claramente de la misma especie de animal depredador. Las heridas eran cortes profundos, como si hubieran sido hechas por una hoja de la espada. Otra herida debajo del cuello y en el hombro, era un agujero grande, en el cual según dijeron, cabía un antebrazo humano. Las heridas no habían sido producto de una infección y estaban frescas. Por el tamaño se dedujo que el animal o bien era un joven, o una hembra adulta.

Si hablamos de evidencias de la existencia de este animal, es obligado a hacer referencia a un informe militar oficial realizado en 1910 en el río Bamingui, república Centro Africana, donde una piragua conducida por un pelotón de soldados fue atacada por uno de estos animales (como ellos lo describieron un “leon de agua”) con tal fuerza, que la volcó y atacó a uno de los soldados clavándoles sus mortíferos caninos y se lo llevó bajo el agua, según explicaron los supervivientes al ataque:

Del incidente en el río de Bamingui hay un testimonio escrito como hemos dicho de un europeo. En el año 1910 durante el establecimiento de una campaña dirigida por un oficial francés. Para cruzar el Bamingui era necesario reunir embarcaciones de mínimo 10 soldados cada una, es decir por lo menos 700 kilogramos de peso en cada embarcación. No obstante y bajo la mirada del oficial, que supervisó la travesía, un león del agua volcó una de las barcazas y atacó a un soldado arrastrándolo y llevándoselo con él. El oficial hizo un informe sobre el incidente, que se mantiene y guarda en los archivos militares aún hoy en día. En dicho informe también se añade que; parece ser que viven los leones del agua en las cuevas rocosas, que están en los bancos de los ríos locales. Sus ojos brillan en la noche tal como chispas y su rugido se asemeja al ruido del viento antes de una tempestad de truenos o de un tornado.

Una posible explicación

Desde luego, si bien estamos ante un animal con características casi imposibles para que se dé su existencia hoy en día, no podemos negar que existen evidencias suficientes para, por lo menos, asegurar que, algo extraño hay. Como podemos imaginar, hay teorías para todos los gustos, pero dos de ellas, con variantes, vuelven a ser las más barajadas:

Felino dientes de sable
La primera explicación, es obviamente que sea un animal emparentado y/o relacionado con el Hadjel, es decir un felino dientes de sable que o bien haya sobrevivido o bien evolucionado hasta una adaptación actual. Algunos investigadores proponen, que los “dientes de sable” se encontraron en inferioridad de condiciones en la depredación terrestre frente a los recientes y modernos félidos del género Pantera con lo cual fueron siendo desplazados hacia nichos ecológicos poco explotados por éstos, como podrían ser los acuáticos, o semi-acuáticos, a los que lograron adaptarse de manera mas o menos exitosa.

Nueva especie de felino adaptado a su hábitat
Otra variante de esta última teoría, es que se traten de felinos actuales, que igualmente se hayan adaptado a una vida semi-acuática y hayan vuelto a desarrollar estas armas en forma de sable para poder acabar con presas grandes que habitan en los ríos y sus inmediaciones. Ciertamente es una variante un poco rebuscada, pero igualmente ha de ser comentada.

Identidad de otro mamífero no felino
Esta criatura no es el único críptido, como hemos dicho, con características similares, es por ello que algunos investigadores han propuesto la teoría de que podríamos estar hablando ni más ni menos que de la existencia de Mustélidos acuáticos de gran tamaño, probablemente pertenecientes al género Lutrinae (Nutrias) que habrían asumido el papel de depredadores dominantes en los ríos y lagos de diversas zonas del mundo. Realmente tenemos evidencia fósil de que en el Cuaternario, existieron nutrias, de un tamaño realmente grande (el fémur de alguna de ellas era incluso ligeramente mayor que el de un león africano adulto) probablemente pertenecientes o emparentadas con el género Satherium, a su vez estrechamente emparentados con la Pteronura Brasiliensisactual, o nutria gigante amazónica, no obstante, contamos con dos inconvenientes. El primero es que dichos restos fósiles se han encontrado únicamente en Sudamérica, con lo cual, nada argumenta que criaturas similares existieran en África alguna vez. El segundo es que no aparece ninguna evidencia que sugiera que dichas nutrias tuvieran los característicos caninos hiperdesarrollados, como los felinos “dientes de sable” aunque tampoco seria imposible que los hubieran llegado a desarrollar, puesto que otros grupos de mamíferos placentarios y marsupiales, llegaron a desarrollarlos por convergencia (un ejemplo clásico es el marsupial extinto Thylacosmilus) simplemente si lo hicieron o no, es algo que no sabemos de momento.

Otras teorías proponen identidades tan dispares como que se trate de un gran reptil o un dinoterio perteneciente a la familia de los proboscidios con los colmillos curvados hacia abajo. No obstante tampoco sabemos más acerca de la posible existencia real de estos animales, si bien recomendaría precaución y alguna arma no sensible al agua si se decide hacer un viajecito en barca por los ríos y lagos de África Central.

El Tigre de Agua

Como se puede apreciar por el nombre, este críptido esta estrechamente relacionado con nuestro anterior protagonista el Coje Ya Menia o león de agua, pues tiene unas características similares, y un hábitat parecido, principalmente la República Centroafricana, no obstante este críptido presenta diferencias notables también, que merecen cuanto menos un análisis aparte.

Conocido como Dilali (león de agua), Ze-ti-ngu o Ti Gou (pantera de agua), Mamaimé (león de agua) o Ngoroli (elefante de agua). Desde hace siglos, abundan las historias y el folklore nativo en Zimbawe sobre los peligrosos”leones y tigres de agua” fenómeno que como hemos visto se relaciona con diversos nombres, aunque en realidad todos vienen a significar mas o menos lo mismo. La posible relación de estos con un “felino” desconocido. No obstante los nombres quizás hagan más referencia a sus hábitos depredadores, que a otra cosa, si bien es cierto que las descripciones del animal a menudo muestran características felinas.

Nuevamente, la mejor pista sobre la existencia de estos seres y sus descripciones, nos la vuelve a dar el arte rupestre, pues varios animales con estas características, están representados en cuevas de Brackfontein Ridge, Orange Free State. Según dichas representaciones pictóricas, son animales de gran tamaño, con colmillos similares a los de una morsa, pero con una larga cola y de color anaranjado o marrón. Algunos nativos han relacionado los dibujos de una morsa con estos animales. Según parece atacan a personas y son bastante temidos.

Los investigadores más entusiastas, proponen la teoría de una población remanente de “dientes de sable” adaptados a una vida principalmente acuática, como las morsas, teoría que ya habíamos visto para el “león de agua” otros criptozoólogos más cautelosos, opinan que probablemente, este animal no tenga nada que ver con un felino y esté mas relacionado con nutrias (como ya hemos visto) y otros animales similares.

Sociedad de la niebla

La verdad sobre el Chupacabras (Con link agregado)

Cuando un hecho o incidente resulta inexplicable, ya sea para nuestra cultura, razón o ciencia tradicional, generalmente se le tilda de “fenómeno paranormal”, tal es el caso referente al llamado “Chupacabras”.

En primer lugar debemos concluír que nada ficticio, etéreo o mitológico mata animales, ésta es sin duda la base que todo investigador considera antes de proceder a un estudio serio sobre el tema. Los hechos son concluyentes, no existe depredador conocido, ni por conocer, capaz de inferir cortes quirúrgicos para extraer el fluido sanguíneo, piel u órganos internos o externos de sus víctimas. Los pocos animales hematófagos que existen, por naturaleza, jamás matan a sus víctimas, ya que al hacerlo estarían eliminando su fuente de alimentación. Este es un ser que no pertenece a nuestra fauna natural. El hecho de que las autoridades nunca se pronuncien al respecto, sólo obedece a factores de seguridad social, entre varias otras, por lo que siempre veremos que los organismos de sanidad correspondiente culparán a cualquier depredador conocido y que ciertamente concuerde con la fauna local, aun cuando para muchos pueda resultar risible, pero en definitiva es la versión oficial y todos, guste o no, deben aceptarlo. Los verdaderos motivos de porqué las autoridades actúan encubriendo estos hechos, tienen un fundamento mucho más complejo de lo que parece.

En segundo lugar, y aun cuando la mayoría no este plenamente capacitado para comprender el trasfondo de estos seres, ya que esto requiere profundizar en un área altamente complicada y mística, necesariamente se debe aceptar que todas las respuestas que permitan dilucidar este enigma, siempre serán directamente proporcional a sus extraordinarias características, es decir, ante hechos fantásticos, respuestas fantásticas.

El llamado “Chupacabras”, apelativo interpuesto aparentemente por un periodista puertorriqueño, quizás influenciado por la Biblia de los Testigos de Jehová donde aparece el término “Chotacabras”, ha venido a ser el calificativo más popular para referirse a estos seres, sin embargo, resulta relevante saber que las comunidades indígenas atacameñas fronteriza entre Chile y Bolivia, ya los conocían desde tiempos ancestrales bajo los nombres de “Achaches”, “Umpillay”, “Quilpaná”, “Cholele”, “Gentilare”, “Pachacho”, etc. La data de estos seres es muchísimo más antiguo de lo que muchos puedan imaginar, y tampoco se trata de una sola especie, sino de miles o millones y todos diferentes entre sí aun cuando presenten similitudes físicas, pero su origen es el mismo. Estas comunidades indígenas prefieren señalar que estos seres sólo son resultado del imaginario de su pueblo, ya que saben bien que la condicionada cultura actual no quiere ni puede aceptar esta sorprendente realidad.

Estos seres son absolutamente terrestres, el hecho de que muchos instituyan que se trata algo extraterreno, sólo es resultado de la influencia mediática y la lógica de pensar que no estamos solos en este gran universo. El espacio de tiempo que se considera es de aproximadamente 6.000 años, ya que indudablemente antes de que la tierra existiera, todo tiene un origen en algún punto desconocido del universo. Lo verdaderamente importante ahora es considerar el presente, futuro y del porqué de estas entidades.

La existencia de estos seres es algo definitivamente real, pero como es obvio, sólo quienes han vivido la experiencia de haberlos enfrentado cara a cara, o bien al observar las características de las mutilaciones, pueden dar testimonio de esta realidad, no obstante, hay organismos de reconocida reputación científica que también saben de su existencia y de los beneficios tecnológicos que estos representan. La biología molecular que algunos de ellos poseen es objeto de profundos análisis manométricos, y aunque esto pueda sonar muy especulativo, existen investigaciones privadas que así lo confirman.

Muy resumidamente, resultado de investigaciones serias y objetivas, se puede decir que el origen de estos seres esta íntimamente vinculado a milenarios conocimientos propio de culturas politeístas. Estos conocimientos sólo son conocidos por un limitado número de individuos y que pueden acceder a ellos, ya sea por influencia hereditaria o bién resultado de ritos iniciáticos asociado a las ciencias ocultas y/o protociencias. Para comprender esto es clave aceptar y reconocer que existen otros conocimientos paralelos a los tradicionales y que involucran necesariamente la interacción de entidades, fuerzas y/o energías de oscuro origen que para la ciencia común estará siempre necesariamente vedado; no así para los organismos intergubernamentales involucrados, quienes han creado una poderosa red de protección que impida que personas comunes lleguen a descubrir la verdad. El asunto es mucho más delicado de lo que parece, por esto, siempre veremos que los testigos son ridiculizados y los ataques minimizados.

LA PRIMERA IMAGEN REAL DE UN CHUPACABRAS

chupacabras

Arriba. El lugar preciso donde una extraña entidad hizo su aparición y luego desapareció. La imagen no tenía mayor importancia. Fue enviada al Investigador Jaime Ferrer por su amigo en Argentina Daniel Padilla el año 2002.

chupacabras

(Foto superior) El ojo experimentado del profesional notó algo muy particular en esta fotografía. Un par de piernas parecían estar semifundidas en la imagen, también se podía distinguir unos brazos cortos. Al revisar con más cuidado se encontró con la presencia de un ser de cuerpo completo y con alas que observaba con desconfianza al fotógrafo.

chupacabras

Arriba. La imagen no admite dudas. Esta entidad imperceptible al ojo humano, no logra escapar a la tecnología digital. Su posición en desequilibrio, correspondería al momento de un salto, similar al de una rana o bien a la capacidad que tendría para no verse afectado por la fuerza de gravedad terrestre.

chupacabras

La entidad en la imagen es tan sólo “una más” de las variadas especies depredadoras de sangre que habitan entre nosotros.

TEMA RELACIONADO… Chupacabras en Calama, clickea aca para leerlo

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

La verdad sobre la Araña Camello

La araña camello también conocida como spider camel es uno de los animales más sorprendentes y en torno a los que se originan grandes misterios y leyendas.

Los solífugos (lat. Solifugae) o solpúgidos (lat. Solpugides) son un orden de arácnidos carnívoros, relativamente grandes, presentes en todos los países tropicales.

Este tipo de araña de aspecto acorazado y prehistórico aunque parezcan amenzante no es realmente peligroso ni posee ningún veneno mortal como aseguran algunos mitos y leyendas sobre este arácnido.

Son carnívoros voraces, que persiguen a la presa hasta sujetarla con los extremos adhesivos de sus pedipalpos, para lanzar luego rápidos y eficaces mordiscos de sus quelíceros.

De esta manera son capaces de atrapar y devorar incluso presas armadas y potencialmente peligrosas, como escorpiones o avispas.

A medida que despedazan la presa, la rocían con jugos digestivos, lo que facilita la posterior succión de los restos en una forma fluida; coinciden en esto con las arañas y otros arácnidos depredadores.

En el siguiente video Iker Jimenez trata los mitos en torno a este animal y nos despeja lo que hay de cierto y lo que no lo es en torno a esta araña camello.

Sociedad de la niebla