LA ENTRADA ABIERTA AL PALACIO CERRADO DEL REY IRENEO FILALETEO

Panfredo Habla:

Habiendo alcanzado yo, Filaleteo Filósofo Anónimo, los arcanos de la Medicina, de la Química y de la Física, he decidido componer este pequeño tratado en el año 1.645 de la redención del mundo y el trigésimo tercero de mi edad, a fin de pagar lo que debo a los hijos del arte y para tender la mano a aquellos que se han extraviado en el laberinto del error, para que los Adeptos me vean como su par y su hermano; en cuanto a aquellos que han sido seducidos por los vanos discursos de los Sofistas, reconozcan y sigan la luz, gracias a la cual regresarán sin peligro. Presagio, en verdad, que no pocos serán alumbrados por mis trabajos.

II

No son en modo alguno fábulas, sino experiencias reales que he visto, hecho y conocido: el adepto lo inferirá fácilmente leyendo estas páginas, por ello, escribiéndolas para el bien del prójimo, me basta con declarar que nadie ha hablado de este arte tan claramente como yo; ciertamente, mi pluma ha dudado a menudo en escribirlo todo, deseoso que estaba por esconder la verdad bajo la máscara de la envidia. Pero Dios, sólo él conoce los corazones, me obligaba y no he podido resistirle; sólo a él sea la gloria en los siglos. Por lo que concluyo que, indudablemente, muchos en esta última edad del mundo tendrán la dicha de poseer este secreto; pues he escrito lealmente, no dejando al estudioso principiante ninguna duda por satisfacer plenamente.

III
Y se ya que muchos, como yo, poseen este secreto, y estoy persuadido de que hay muchos otros más, con los que próximamente entraré, por así decirlo, en una familiar y cotidiana comunicación. Que la santa voluntad de Dios haga lo que le plazca, me reconozco indigno de operar estas cosas tan admirables: sin embargo adoro en ello a la santa voluntad de DIOS, a la que deben estar sometidas todas las criaturas, pues es en función de él solamente que las creó y las mantiene creadas.

I. DE LA NECESIDAD DEL MERCURIO DE LOS SABIOS PARA LA OBRA DEL ELIXIR

I
Quienquiera que desee poseer este Toisón de Oro, debe saber que nuestro polvo aurífico, al que llamamos nuestra piedra, es el Oro, sólo que digerido hasta el más alto grado de pureza y de fijación sutil a que pueda ser llevado, tanto por la naturaleza como por la sagacidad del arte. Convertido en esencia, este oro ya no es del vulgo, lo llamamos nuestro oro; es el grado supremo de perfección de la naturaleza y del arte. Podría, a este respecto, citar a todos los Filósofos, pero no tengo necesidad de testigos, pues yo mismo soy un Adepto y escribo con más claridad que ninguno hasta ahora. Que me crea aquél que quiera, que me desapruebe aquél que pueda, que se me censure incluso, si alguien lo desea: sólo se irá a parar a una profunda ignorancia. Los espíritus demasiado sutiles, declaro, sueñan quimeras, pero el diligente hallará la verdad siguiendo la vía simple de la naturaleza.

II
El oro es pues el único y verdadero principio a partir del cual puede producirse oro. Sin embargo, nuestro oro, que es necesario para nuestra obra, es de dos clases. Uno, fijo, llevado a la madurez, es el Latón rojo, cuyo corazón o centro es un fuego puro. Por ello su cuerpo se defiende en el fuego, en el que recibe su purificación, sin ceder nada a la violencia de aquél o sin sufrir por ello. Este oro, en nuestra obra, hace el papel de macho. Se le une nuestro oro blanco, más crudo (que es nuestro segundo oro, más crudo) en cierto modo como simiente femenina, con el que se una y en el que deposita su esperma. Se unen (coit) el uno con el otro en un lazo indisoluble en el que se forma nuestro Hermafrodita, que tiene el poder de ambos sexos. Así el oro corporal está muerto antes de ser unido a su novia, con la que el azufre coagulante, que en el oro es exterior (extraversum) se invierte. Entonces se esconde la grandeza (altitudo) y se manifiesta la profundidad. Así, el fijo se hace volátil por un tiempo a fin de poseer un estado más noble por su herencia, gracias al que obtendrá una fijeza muy poderosa.

III
Así pues, se ve que todo el secreto consiste en el Mercurio, del cual el Filósofo dice: “En el Mercurio se encuentra todo lo que buscan los Sabios”. Respecto a ello, Geber declara: “Alabado sea el Altísimo, que ha creado a nuestro Mercurio y que le ha dado una naturaleza que lo sobrepasa todo”. Ciertamente, en efecto, si éste no existiera, los Alquimistas no podrían glorificarse, Y la obra Alquímica sería vana. Está claro, por consiguiente, que este Mercurio no es el vulgar, sino el de los Sabios. Pues todo Mercurio vulgar es macho, osea corpóreo, especificado y muerto, mientras que el nuestro es espiritual, femenino, vivo y vivificante.

IV

Prestad pues atención a todo lo que diré del Mercurio, porque, según el Filósofo, “nuestro Mercurio es la sal de los Sabios, sin la que, quienquiera que deseara operar, sería como un arquero que disparase flechas sin cuerda”. Y sin embargo, no se le puede encontrar en ningún lugar sobre la tierra. No obstante, el hijo es formado por nosotros, no creándolo, sino extrayéndolo de las cosas que lo encierran, con la cooperación de la naturaleza, de un modo admirable, por un arte muy sagaz.

II. DE LOS PRINCIPIOS QUE COMPONEN AL MERCURIO DE LOS SABIOS

I
La intención de aquellos que se aplican en este arte es de purgar el Mercurio de diferentes maneras: unos los subliman añadiéndole sales y lo purgan de diversas impurezas, otros lo vivifican únicamente por si mismo y afirman, con la repetición de estas operaciones, haber fabricado el Mercurio de los Filósofos; pero se equivocan, pues no operan en la naturaleza, que sólo es mejorada en su naturaleza. Que sepan que nuestra agua compuesta de numerosas substancias, es sin embargo una cosa única, hecha de diversas substancias coaguladas a partir de una única esencia. Esto es lo que se requiere para la preparación de nuestra agua (en nuestra agua, en efecto, se encuentra nuestro dragón ígneo); en primer lugar, el fuego que se encuentra en todo; en segundo lugar el licor de la Saturnia vegetal; en tercer lugar el vínculo del Mercurio.

II
El fuego es de un azufre mineral, sin embargo no es propiamente mineral y menos aún metálico, está entre el mineral y el metal sin participar en ninguna de estas dos substancias. Caos o espíritu, en efecto, nuestro dragón ígneo que lo vence todo, es sin embargo penetrado por el olor de la Saturnia vegetal, y su sangre se coagula con el jugo de la Saturnia en un solo cuerpo admirable; y no es sin embargo un cuerpo, pues es totalmente volátil; ni un espíritu, porque en el fuego parece metal fundido. Es pues un caos que hace de madre al resto de los metales, pues sé extraer de él todas las cosas, incluso el sol y la luna, sin emplear el Elixir Transmutatorio, lo que puede ser atestiguado por aquél que como yo lo ha visto. Llamamos a este Caos nuestro arsénico, nuestro aire, nuestra luna, nuestro imán, nuestro acero, pero siempre bajo aspectos diferentes, porque nuestra materia pasa por varios estados antes de que del menstruo de nuestra meretriz sea extraída la Diadema Real.

III

Aprended pues quienes son los compañeros de Cadmo, cual es la serpiente que los devoró y cual es esta encina hueca donde Cadmo traspasó a esta serpiente. Sabed quienes son las palomas de Diana, que venció al león cautivándolo; este león verde que es realmente el dragón Babilonio que todo lo mata con su veneno. Sabed finalmente lo que es el Caduceo de Mercurio, con el que opera maravillas, y quienes son estas ninfas a las que instruye encantándolas, si queréis alcanzar el objeto de vuestros deseos.

III. DEL ACERO DE LOS SABIOS

I
Los sabios Magos han transmitido a sus sucesores numerosas enseñanzas a propósito de su Acero, y le atribuyeron un valor considerable. Por ello, entre los Alquimistas, han habido numerosas disputas para saber que tenía que entenderse por el nombre de Acero. Cada uno de ellos lo ha interpretado a su manera. El autor de la Nueva Luz ha escrito a cerca de él de una manera sencilla aunque oscura.

II
Yo, para no ocultar nada por envidia a los inquisidores de arte, lo describiré sinceramente. Nuestro Acero es la verdadera llave de nuestra obra, sin la cual no puede ser encendido el fuego de la lámpara por ningún artificio: en la mina del oro; el espíritu muy puro entre todos, es el fuego infernal, secreto, extremadamente volátil en su género, el milagro del mundo, el fundamento de las virtudes superiores en las inferiores, por lo cual el Todopoderoso lo ha señalado con este signo notable por el cual la natividad fue anunciada por Oriente (per Orientem annunciatur). Los Sabios lo vieron en Oriente y se quedaron estupefactos; y, sin retroceder, reconocieron que un rey Purísimo había nacido en el mundo.

III
Tú, cuando divises su estrella, síguela hasta su Cuna: allí verás a un bello niño. Separando las inmundicias, honra a este retoño Real, abre el tesoro, ofrécele dones de oro y, después de la muerte, te dará su carne y su sangre, medicina suprema para los tres reinos de la tierra.

IV. DEL IMÁN DE LOS SABIOS

I
Así como el Acero es atraído hacia el Imán, y que el Imán se vuelve espontáneamente hacia el Acero, así el Imán de los Sabios atrae a su Acero. Por ello, siendo el acero la mina del oro, del mismo modo, nuestro Imán es la verdadera mina de nuestro Acero.

II
Notifico, por otra parte, que nuestro Imán tiene un centro oculto, donde abunda la sal, que es un menstruo en la esfera de la luna, que renueva al Oro al calcinarlo. Este centro se vuelve espontáneamente hacia el Polo, en el que la virtud de Acero es exaltada por grados. En el Polo está el corazón de Mercurio, que es un verdadero fuego en el que reposa su Señor. Navegando por este gran mar, para alcanzar una y otra Indias, gobierna su curso por la presencia (per aspectum) de la estrella del norte, que te hará aparecer a nuestro Imán.

III

El Sabio se alegrará, pero el necio hará poco caso de ello y no se instruirá en la sabiduría aunque haya visto al polo central vuelto hacia el exterior (extraversum) y marcado con un signo notable del Todopoderoso. Son tan obstinados que aunque vieran estas maravillas, no abandonarían sus sofismas ni entrarían en el camino recto.

V. EL CAOS DE LOS SABIOS

I
Que el hijo de los Filósofos escuche a los Sabios que unánimemente concluyen que esta obra debe ser comparada a la creación del universo. Pues, en el principio, Dios creó el cielo y la tierra, y la tierra estaba desocupada y vacía y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios era llevado sobre la faz de las aguas, y dijo Dios: “Que sea la luz” y la luz fue.

II
Estas palabras serán suficientes para los hijos del arte. En efecto, es preciso que el cielo sea unido (conjungi) con la tierra encima del lecho nupcial (thronum amiticiae ac amoris). Así reinará con honor sobre la vida universal. La tierra es un cuerpo pesado, matriz de los minerales, a los que conserva secretamente en si misma, aunque llevando hacia la luz a los árboles y a los animales. El cielo es allí donde los grandes luminares, junto con los astros, ejecutan sus revoluciones y comunican a través de los aires sus fuerzas a los seres inferiores; pero en el principio todos los cuerpos confundidos formaban el caos.

III
He aquí que de manera clara os descubro santamente la verdad: en efecto, nuestro caos es como una tierra mineral, respecto a su coagulación, y es, no obstante, un aire volátil en el interior del cual se encuentra el Cielo de los Filósofos, en su centro que es verdaderamente astral, irradiando su esplendor (iubare) hasta la superficie de la tierra. Y, ¿Quién es el Mago lo suficientemente sabio como para inferir que ha nacido un nuevo Rey, más poderoso que todos los otros, que redimirá a sus hermanos de la impureza original, que debe morir y ser exaltado a fin de que dé su carne y su sangre para la vida del mundo?

IV
¡Oh dios lleno de bondad! ¡Qué admirables son tus obras! Han sido hechas por ti y es un milagro que aparece ante nuestros ojos. Te doy gracias, Padre, Señor del cielo y de la tierra, por haber escondido estas maravillas a los sabios y a los prudentes para revelarlas a los niños pequeños.

VI. EL AIRE DE LOS SABIOS

I
La Extensión o el Firmamento son llamados Aire en las Sagradas Escrituras. Nuestro Caos es también llamado Aire, y en esto hay un notable secreto ya que, del mismo modo que el aire Firmamental es el separador de las aguas, el nuestro lo es igualmente.

Nuestra obra es pues, verdaderamente, un sistema armónico del mundo mayor. En efecto, las aguas que están debajo del firmamento nos son visibles a nosotros que vivimos encima de la tierra; pero las aguas superiores escapan a nuestra vista a causa de su alejamiento. Del mismo modo, en nuestro Microcosmos, hay aguas minerales salidas del centro que se manifiestan, pero aquellas que están encerradas en el interior, escapan a nuestra vista y, sin embargo, existen en realidad.

II
Son las aguas de las que habla el autor de la Nueva Luz: existen, pero no aparecen mientras no le place al Artista. Así, del mismo modo que el aire hace una separación entre las aguas, así nuestro aire impide la entrada de las aguas excentrales hasta aquellas que están en el centro. Pues si entraran allí y se mezclaran, quedarían unidas por una unión indisoluble.

III
Os diré, pues, que el azufre externo, vaporoso, se adhiere con tenacidad cuando está caliente a nuestro caos, que no puede resistir su tiranía aunque, puro, huye volando del fuego bajo la apariencia de un polvo seco. Si sabes regar esta tierra árida con un agua de su misma naturaleza, ensancharás sus poros y este ladrón externo será arrojado fuera junto con los operadores de la corrupción; el agua será purgada por la adición de un verdadero azufre, de sus leprosas inmundicias y del humor hidrópico superfluo y poseerás la fuente del Conde Trevisano, cuyas aguas están particularmente dedicadas a la Virgen Diana.

IV
Este ladrón está armado de una malignidad arsenial inútil a la que el joven alado aborrece y huye. Y aunque el agua central sea su novia, no osa, sin embargo, manifestar el amor tan ardiente que siente por ella a causa de las acechanzas del ladrón, cuyas astucias son casi inevitables. Que Diana te sea propicia aquí, ella que sabe domar a las fieras salvajes y cuyas Dos Palomas (que fueron encontradas volando sin alas en los bosques de la Ninfa Venus) templarán con sus plumas la malignidad del aire; porque el joven entra fácilmente a través de los poros, sacude inmediatamente las aguas polares superiores, que no han sido paralizadas (stupefactas) por los malos olores y suscita una nube sombría: agitarás las aguas hasta que aparezca la blancura de la luna, y de este modo las tinieblas, que estaban sobre la faz del abismo, serán disipadas por el espíritu que se mueve en las aguas.

V
Así, por orden de Dios, aparecerá la luz. Separa siete veces la luz de las tinieblas y esta creación Filosófica del Mercurio estará acabada; y el séptimo día será para ti el Sabbat de reposo; desde este momento hasta el final de la revolución del año, podrás esperar la generación del hijo del Sol sobrenatural, que vendrá al mundo cerca del final de los siglos, para liberar a sus hermanos de toda impureza.

VII. DE LA PRIMERA OPERACIÓN DE LA PREPARACIÓN DEL MERCURIO DE LOS FILÓSOFOS POR LAS ÁGUILAS VOLADORAS

I
Has de saber, hermano mío, que la preparación exacta de las Águilas de los Filósofos es el primer grado de la perfección, para cuyo conocimiento se requiere un temperamento apropiado. No creas que, en efecto, esta ciencia haya llegado a ninguno de nosotros por casualidad o por una imaginación fortuita, como lo cree estúpidamente el vulgo ignorante; alcanzar la verdad nos ha costado un trabajo largo y pesado, hemos pasado muchas noches sin dormir, muchos sudores y penas. Por eso tú, estudioso principiante, has de saber con certeza que, sin esfuerzo y sin trabajo, no llevarás a cabo nada ni podrás operar al principio. Aunque luego es la naturaleza quien hace sola el trabajo, sin que tengas que poner la mano, si no es para aplicar exteriormente, un fuego moderado.

II
Comprende pues, Hermano, lo que dicen los Sabios cuando escriben que deben conducir a sus Águilas a devorar al León; cuantas menos Águilas hay, más ruda es la batalla e igualmente tardía la victoria. Pero la operación se presta a ejecutarse perfectamente con un número de siete o nueve Águilas. El Mercurio Filosófico es el pájaro de Hermes, ora llamado Ansar, ora faisán, ora esto, ora lo otro.

III
Donde los Magos hablan sinceramente de sus Águilas, hablan en plural y cuentan entre tres y diez de ellas. No quieren sin embargo entender con ello que tenga que unirse a un peso dado de tierra tantas medidas como Águilas dicen, pero sus palabras deben interpretarse como hablando del peso interno o de la fuerza del fuego; o sea que hay que tomar agua tantas veces como Águilas cuentan y esta Aguación se hace por sublimación. Por consiguiente, una sublimación del Mercurio de los Filósofos corresponde a un Águila y la séptima sublimación exaltará a tu Mercurio hasta hacértelo muy conveniente para el Baño del Rey.

IV
Así, para desatar esta dificultad, lee con atención lo que sigue: Toma cuatro partes de nuestro Dragón ígneo que esconde en su vientre el Acero mágico y nueve partes de nuestro Imán; mézclalas con la ayuda del tórrido Vulcano, en forma de agua mineral donde flotará una espuma que debe ser apartada. Rechaza la cáscara y escoge el Núcleo, púrgalo tres veces por el fuego y la sal, lo que se hará fácilmente si Saturno ha reconocido su imagen en el espejo de Marte.

V
De ello nacerá el Camaleón, o sea nuestro Caos, donde están ocultos todos los secretos no en acto, sino en potencia. Este es el niño Hermafrodita, que ha sido envenenado desde la cuna por la mordedura del rabioso Perro de Jorasán, por lo cual una Hidrofobia perpetua o miedo al agua lo ha vuelto necio e insano. Aunque el agua es el elemento natural que está más cerca de él, le tiene horror y huye de ella. ¡Oh Destinos!

VI
Con todo eso, se encuentran en el bosque de Diana dos palomas que suavizan su rabia insensata (si son aplicadas con el arte de la Ninfa Venus). Entonces para impedir que vuelva a padecer esta hidrofobia, sumérgelo en las aguas donde perecerá. Entonces el Perro Negruzco Enrabiado, incapaz de soportar las aguas, subirá sofocado hasta la superficie; apártalo lejos, provocando su fuga mediante lluvia y golpes: así desaparecerán las tinieblas.

VII
Brillando la luna en su plenilunio, dale alas al Águila, que volará dejando muertas tras ella a las palomas de Diana que, si no son muertas en el primer encuentro, no sirven para nada. Reitera esto siete veces y, finalmente, hallarás el reposo no teniendo simplemente más que cocer, lo que es la tranquilidad más sosegada o un juego de niños y un trabajo de mujeres.

VIII. DEL TRABAJO Y DEL FASTIDIO DE LA PRIMERA OPERACIÓN

I
Algunos Químicos ignorantes se imaginan que toda nuestra obra, desde el principio hasta el final, no es más que pura recreación, donde sólo hay placer, y que las dificultades residen verdaderamente fuera de este trabajo; pues bien, que disfruten impunemente con su opinión. En la obra, que tan fácil estiman, gracias a sus ociosas operaciones, cosecharán frutos absolutamente vacíos. En cuanto a mí, sé que después de la bendición Divina y un buen principio, las primeras cosas no pueden obtenerse más que con trabajo, ingeniosidad y asiduidad.

II
Y ciertamente no hay trabajo tan fácil que pueda considerarse como un juego o una recreación y que conduzca al fin tan buscado. Al contrario, como dice Hermes ninguna inspiración ni trabajo deben ahorrarse. De otro modo lo que el Sabio ha predicho en parábolas se verificará: a saber, que los deseos del perezoso lo harán perecer. No es sorprendente que tanta gente que trabaja en la Alquimia sean reducidos a la pobreza, ya que huyen del trabajo aunque no temen el gasto.

III
Pero nosotros que conocemos ésto y que hemos trabajado, sabemos con certeza que ningún trabajo es más fastidioso que nuestra primera preparación. Por esto, Morien advierte seriamente al Rey Calid diciendo: muchos sabios se han lamentado del fastidio que causa esta operación. No quiero que se entienda ésto en sentido figurado, puesto que no considero las cosas tal como aparecen en el comienzo de la obra sobrenatural, sino tal como las encontramos desde el principio. Disponer con habilidad la materia, dice el Poeta, he aquí el trabajo, la obra. Y añade: Uno (Jasón), desde una cima conocida te muestra el Toisón de oro. El otro (Hércules) cuanto trabajo has de padecer para consumir esta impureza que está sobre la masa pesada y bruta.
Ésto es lo que ha hecho decir al célebre Autor del Secreto Hermético que el primer trabajo es un trabajo de Hércules.

IV
Se encuentran efectivamente en nuestros principios muchas superfluidades heterogéneas imposibles de reducir a la pureza (la conveniente para nuestra obra) y que hay que purgar hasta el fondo, lo que es imposible de hacer si se ignora la Teoría de nuestros Secretos, mediante la cual enseñamos a extraer la Diadema Real del menstruo de la meretriz. Una vez conocido este medio, se requiere aún un gran trabajo, tanto que, como dice el Filósofo, varios abandonaron la obra inacabada a causa de las terribles dificultades.

V
No creáis sin embargo que una mujer no pueda emprender esta obra, si la considera como un trabajo serio y no como un juego. Pero una vez preparado el Mercurio al que Bernardo Trevisano llama su fuente, se penetra al fin en el descanso que es mucho más deseable que todos los trabajos, según dice el Filósofo.

IX. DE LA VIRTUD DE NUESTRO MERCURIO SOBRE TODOS LOS METALES

I
Nuestro Mercurio es aquella serpiente que devoró a los compañeros de Cadmo, lo que no debe extrañarnos, pues había devorado anteriormente al mismo Cadmo que era más robusto que los otros. Sin embargo, al final, Cadmo la traspasará cuando gracias a la virtud de su azufre la haya coagulado.

II
Has de saber que nuestro Mercurio domina a todos los cuerpos Metálicos y puede resolverlos en su primera materia Mercurial separando sus azufres. Has de saber también que el Mercurio de una, dos o tres Águilas impera sobre Saturno, Júpiter y Venus. De tres a siete Águilas, impera sobre la Luna; finalmente, impera sobre el Sol de siete a diez Águilas.

III
Así os notifico que nuestro Mercurio está más próximo del primer ser de los metales que ningún otro Mercurio, por lo que penetra radicalmente en los Cuerpos Metálicos y manifiesta las profundidades escondidas de éstos.

X. DEL AZUFRE QUE SE ENCUENTRA EN EL MERCURIO FILOSÓFICO

I
Lo más admirable de todo es que en nuestro Mercurio se encuentra un azufre no sólo actual, sino también activo y verdadero que conserva sin embargo todas las proporciones y la forma del Mercurio. Es necesario que esta forma haya sido introducida en él por nuestra preparación: esta forma es un azufre Metálico y este azufre es un fuego que corrompe al sol compuesto o dispuesto.

II
Este fuego sulfuroso es la simiente espiritual que nuestra Virgen (permaneciendo no obstante inmaculada) recoge, pues la Virginidad puede soportar un amor espiritual sin ser corrompida, como la experiencia y el Autor del Secreto Hermético lo demuestran. Es gracias a este Azufre que nuestro Mercurio es Hermafrodita o sea que contiene al mismo tiempo, a partir del mismo grado visible de digestión, un principio activo y un principio pasivo. Si es unido al Sol, lo ablanda y lo disuelve por el calor templado que exige el compuesto; por el mismo fuego, se coagula a sí mismo produciendo por su coagulación al Sol y la Luna según el deseo del Artista.

III
Esto te parecerá quizás increíble, pero es cierto que el Mercurio Homogéneo, puro y limpio llenado con un azufre interno por nuestro artificio, se coagula a sí mismo por la acción de un calor exterior conveniente. Esta coagulación se hace en forma de una flor de leche que nada encima de ella como una tierra sutil sobre las aguas. Pero cuando se le une al Sol, no sólo no se coagula sino que el compuesto manifiesta todos los días un aspecto más blando hasta que, estando bien disueltos los cuerpos, los espíritus comienzan a coagularse tomando un color muy negro y un olor muy fétido. Así pues es evidente que este azufre espiritual de los Metales es verdaderamente el primer motor que hace dar vueltas a la rueda y girar al eje. Este Mercurio es verdaderamente un oro volátil, que no está suficientemente digerido, pero bastante puro, por ello, por una simple digestión, se transforma en Sol. Pero si se une a un sol ya perfecto, no se coagula; pero disuelve al oro corporal, con el que queda, después de la disolución, bajo la misma forma; sin embargo, la muerte debe preceder necesariamente a la unión perfecta para que, después de la muerte, sean unidos simplemente no en una perfección, sino en mil perfecciones.

XI. DE LA INVENCIÓN DEL MAGISTERIO PERFECTO

I
En otro tiempo, los Sabios penetraron en este arte sin el socorro de los libros, de la siguiente manera: fueron llevados a comprenderlo por la voluntad de Dios. No creo, en efecto, que ninguno lo haya poseído por una revelación inmediata, salvo tal vez Salomón, cuestión que prefiero no resolver. Pero aún cuando lo hubiera adquirido de esta manera, nada impide que lo haya obtenido por la búsqueda, ya que había pedido únicamente la Sabiduría, que Dios le dio para que con ella poseyera la riqueza y la paz. Nadie sano de espíritu podría negar que aquél que ha sondeado la naturaleza de las plantas y de los árboles, desde el Cedro de Líbano hasta el Hisopo y la Parietaria, no haya conocido paralelamente la naturaleza de los minerales, cuyo conocimiento no es menos agradable.

II
Pero volviendo a nuestro asunto, afirmo que es verosímil creer que los primeros Adeptos que se adueñaron de este Magisterio, entre los que coloco a Hermes, estando desprovistos de libros, no buscaron al principio la máxima perfección, sino que se contentaron simplemente con exaltar los metales imperfectos a la dignidad Real. Y como se dieron cuenta de que todos los cuerpos Metálicos tenían un origen Mercurial, y que el Mercurio era en cuanto al peso y a la Homogeneidad similar al más perfecto de los Metales, el Oro, se propusieron llevarlo a la madurez del Oro, pero no pudieron llevarlo a cabo con ningún fuego.

III
Por lo que consideraron que para tener éxito, el calor exterior del fuego tenía que ser acompañado por un fuego interior. Han buscado por consiguiente este calor en varias cosas. Primeramente extrajeron por destilación (extillarunt) aguas extremadamente ardientes de los minerales menores, con las que corroyeron el Mercurio, pero no pudieron por esta vía, cualquiera que fuese el artificio empleado, hacer que el Mercurio cambiara sus cualidades intrínsecas, ya que todas estas aguas Corrosivas no eran sino agentes exteriores, del mismo modo que el fuego, aunque de un modo diferente; y estos menstruos, como ellos los llamaron no permanecían con el cuerpo disuelto.

IV
Por esta firme razón rechazaron todas las sales, excepto una, que es el primer ser de todas las sales, que disuelve a todos los metales y de la misma manera coagula al Mercurio; pero esto no se hace más que por una vía violenta. Por lo cual un agente de esta clase se separa de nuevo de los cuerpos que ha disuelto, sin perder nada de su peso ni de sus cualidades. Por lo que los Sabios reconocieron al final que en el Mercurio había crudezas acuosas e impurezas terrosas que, profundamente incrustadas, impedían que fuera digerido, y que no podían ser eliminadas más que por la inversión de todo el compuesto. Aprendieron, digo, que si podían liberarlo de sus escorias, conseguirían volver fijo al Mercurio. En verdad, éste contiene en sí mismo un azufre fermentativo del que la más mínima porción (granum) sería suficiente para coagular todo el cuerpo mercurial, si se pudieran separar todas sus impurezas y crudezas. Por este motivo, intentaron varias purgaciones, pero en vano, puesto que esta operación requiere una mortificación y una regeneración para las que es necesario un agente interior.

V
Y finalmente aprendieron que el Mercurio había sido destinado para formar los metales en las entrañas de la tierra, para lo que conservaba un movimiento continuo tanto tiempo como el lugar y los otros caracteres exteriores permanecían bien dispuestos. Pero si se producía por casualidad algún transtorno, este joven inmaduro caía por su propio impulso, de tal modo que aparecía privado de movimiento y de vida, siendo verdaderamente imposible el regreso de la privación a la salud.

VI
Hay un azufre pasivo en el Mercurio que tendría que ser activo; hay que introducirle, por lo tanto, otra vida, de su misma naturaleza, que suscite la vida latente del Mercurio. De este modo la vida recibe a la vida; entonces, finalmente, (el Mercurio) es cambiado radicalmente y rechaza espontáneamente de su Centro a las impurezas y escorias, como ya lo escribimos suficientemente en los capítulos precedentes. Esta vida se encuentra solamente en el azufre metálico; los sabios lo buscaron en Venus y en substancias semejantes, aunque en vano.

VII
Finalmente, se interesaron en la estirpe de Saturno y probaron su acción sobre el oro. Y como tenía fuerza para desembarazar al oro maduro de sus impurezas, se dejaron llevar por el argumento de que, más o menos, tendría la misma acción sobre el Mercurio. Pero comprobaron experimentalmente que retenía sus mismas escorias y se acordaron del Proverbio que dice: Sé puro, tú que quieres purificar a los demás. Comprendieron que era imposible, a pesar de sus esfuerzos, purgarlo enteramente, ya que en su azufre no había nada metálico, aunque en él abundaba la sal más pura de la naturaleza.
VIII
Así pues, vieron que en el Mercurio había muy poco azufre y que éste era únicamente pasivo, por lo que no encontraron azufre activo en esta descendencia de Saturno, sino sólo (azufre) en potencia. Por lo que la unieron a un azufre arsenical ardiente, sin el que se vuelve loca y no puede subsistir en forma coagulada, y es tan estúpida que prefiere convivir con este enemigo que la tiene fuertemente encarcelada, cometiendo libertinaje, antes que renunciar a él y aparecer bajo una forma Mercurial.

IX
Por lo que, buscando más lejos este azufre activo, los Magos lo pidieron y lo encontraron encerrado en lo más interior de la casa del carnero. El hijo de Saturno lo ha acogido con avidez, siendo purísima, muy tierna y muy próxima al primer ser de los metales su materia metálica, completamente privada de azufre activo pero capacitada para recibir azufre. Por lo que atrae hacia sí como un Imán, absorbiéndolo y escondiéndolo en su vientre. Y el Todopoderoso le imprime su sello real. Entonces, los Magos se alegraron, no sólo por haber encontrado el azufre, sino también por verlo totalmente preparado.

X
Finalmente, intentaron purgar el Mercurio con él, pero su trabajo fue inútil, ya que en este hijo de Saturno había una malignidad arsenical mezclada de azufre absorbida en él, y a pesar de ser muy poca respecto a la gran cantidad que el azufre posee en su naturaleza, impedía sin embargo la unión de este azufre con el Mercurio. Por ello intentaron templar esta malignidad del aire por las Palomas de Diana y les respondió el éxito. Mezclaron entonces la vida con la vida, humedecieron la seca mediante la líquida, animaron la pasiva por la activa y vivificaron la muerta por la viva. Así, el Cielo estuvo nublado por un tiempo pero, tras abundantes lluvias, ha recobrado la serenidad.

XI
De allí salió el Mercurio Hermafrodita. Lo pusieron sobre el fuego y en un tiempo de ningún modo largo, lo coagularon, encontrando en su coagulación al sol y a la luna.

XII
Finalmente, vueltos en si mismos, (estos Sabios) notaron que el Mercurio así purificado, no coagulado aún, no era todavía un metal, pero sí lo suficientemente volátil como para no dejar ningún depósito en el fondo del vaso durante su destilación. Por lo que los llamaron su sol inmaduro y su luna viva.

XIII
Consideraron del mismo modo que ya que era verdaderamente el primer ser del oro, sin embargo volátil, podía convertirse en el campo donde, una vez sembrado, el Sol aumentaría en virtud. Por lo tanto, colocaron allí al sol y, ante su estupor, lo que era fijo se volvió volátil, lo duro se ablandó y lo que estaba coagulado se disolvió para la sorpresa de la naturaleza misma.

XIV
Por lo que casaron a estos dos cuerpos, los encerraron en un vaso de vidrio y los colocaron sobre el fuego y dirigieron el resto de la obra durante un largo periodo, como lo exige la naturaleza. Así fue vivificado el muerto y murió el vivo, se pudrió el cuerpo y el espíritu resucitó con gloria y el alma fue exaltada en una Quintaesencia, medicina suprema para los animales, vegetales y minerales.

XII. DE LA MANERA DE REALIZAR EL PERFECTO MAGISTERIO EN GENERAL

I
Debemos dar a Dios eterna acción de gracias por habernos mostrado estos arcanos de la naturaleza que ha escondido a los ojos de la mayoría. Descubriré, pues, fiel y gratuitamente a los demás buscadores lo que me ha sido dado gratuitamente por este supremo dador. Has de saber, por consiguiente, que en nuestra operación no existe mayor secreto que la colaboración de las naturalezas, una sobre la otra, hasta que gracias a un cuerpo crudo se extraiga una virtud muy digerida de un cuerpo digerido.

II
Para ello se requiere:
Primero la provisión (comparatio), la preparación y la adaptación exacta de los ingredientes que entran en la obra.
Segundo, una buena disposición exterior.
Tercero, preparadas así las cosas, se requiere un buen régimen.
Cuarto, hay que conocer de antemano los colores que aparecen en el transcurso de la obra, para no proceder a ciegas.
Quinto, paciencia, para que la obra no sea llevada apresuradamente y con precipitación.
De lo que vamos a hablar en orden con una sinceridad fraternal.

XIII. DEL USO DE UN AZUFRE MADURO EN LA OBRA DEL ELIXIR

I
Ya hemos hablado de la necesidad del Mercurio y hemos transmitido, a propósito de él, numerosos secretos que antes de mí estaban sin conocer en el mundo, porque casi todos los libros de química están llenos de oscuros enigmas, de operaciones Sofísticas o incluso de montones de palabras escabrosas.
Verdaderamente, yo no he hecho lo mismo, sometiendo así mi voluntad al beneplácito divino, que en este último período del mundo me parece querer revelar estos tesoros. Por lo que no creo que el arte se envilezca y desaparezca. Esto no puede ocurrir, pues la verdadera sabiduría se guarda a sí misma en honra eternamente.

II
Finalmente, ojalá que el Oro y la Plata, estos grandes ídolos que el mundo entero ha adorado hasta ahora, fueran de tan poco valor como el estiércol ¡Entonces, nosotros, que somos duchos en este arte, no estaríamos obligados a escondernos!; nosotros, que nos creemos ya cargados de la misma maldición que Caín (¡llorando y suspirando!) casi parece que estemos apartados de la faz del Señor y…

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla


Anuncios

Mecanismo de Anticitera

Hero Habla:

El “Mecanismo de Anticitera”, un artefacto construido en Grecia hacia el siglo II AC, no deja de generar sorpresas, según se desprende del último hallazgo sobre las funciones de esta especie de primitiva computadora.

Un artículo aparecido en la revista especializada Nature informa sobre los resultados de una investigación que explica cómo el sofisticado diseño articulaba calendarios civiles y religiosos con cálculos astronómicos.

El trabajo estuvo a cargo del matemático británico Tony Freeth quien forma parte del llamado “Proyecto de investigación Anticitera”, un equipo internacional dedicado a descifrar los misterios de este mecanismo.

Las 82 piezas de este artefacto, que se exponen en el Museo Arqueológico Nacional de Atenas, fueron encontradas accidentalmente en 1901 por un buzo griego entre los restos de un antigua embarcación romana hundida en las costas de la isla de Anticitera, cerca de Creta.

Cuadrantes y engranajes

El hallazgo permitió acceder al primer tipo de reloj de engranajes y cuadrantes del que se tenga historia, construido al menos mil años antes de que estos instrumentos aparecieran en la Edad Media.

ntre los fragmentos de bronce que se encontraron, se cuentan cerca de 30 engranajes en bronce y cuadrantes o esferas con inscripciones ocultas bajo las capas de corrosión acumuladas por cientos de años bajo el agua.

Para acceder a estas inscripciones, los investigadores utilizaron una técnica de rayos X y tomografía computada que provee imágenes tridimensionales de las capas.

Esto permitió a Freeth, hace dos años, concluir que se trataba de una máquina que permitía calcular el tiempo en base a ciclos astronómicos y casi como una primitiva computadora predecir la posición del sol, la luna y algunos planetas.

Pero ahora Freeth y su equipo fueron más allá al descubrir que el instrumento relacionaba estos ciclos con la vida diaria de los griegos y en especial con uno de los máximos acontecimientos de la antigüedad: los Juegos Olímpicos.

Lleno de sorpresas

En efecto, uno de los cuadrantes registra las fechas de estas fiestas religiosas, culturales y deportivas que -según se estima- comenzaron en el año 776 AC en honor a los dioses de la antigua Grecia y sirvieron de referencia al calendario helénico.

Las fiestas, que reunían a deportistas llegados de todas las ciudades estado del mundo griego o helénico, tenían lugar en la villa de Olimpia, en el valle del Alfeo, el santuario más importante del dios Zeus y se extendieron hasta el 392 DC cuando fueron prohibidas por el emperador romano Teodosio I.

“El ciclo de los Juegos era muy simple, un ciclo de cuatro años y para esto no se necesita un instrumento sofisticado para calcularlo”, dijo Freeth a la BBC.

Este ciclo comenzaba con la luna llena más cercana al solsticio de verano y marcaba el comienzo de un período de cuatro años conocido como “olimpiada”.

“Los juegos tenían tal importancia social y cultural que no es extraño que estuvieran presentes este mecanismo”, expresó el científico. “De todos modos nos causó una enorme sorpresa cuando vimos esta referencia cultural en el mecanismo”, añadió.

Como Arquímedes

A diferencia de los juegos actuales, las antiguas Olimpiadas comprendían en realidad cuatro Juegos Panhelénicos que se desarrollaban durante esos cuatro años.

Esto está representado en las inscripciones que…

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

Koms; la resistencia hecha pueblo

Javierdeargentina Habla:

En la gran llanura chaqueña, compartida entre Argentina y Paraguay (principalmente), habita desde hace siglos un pueblo olvidado, maravilloso y culturalmente amplio y complejo: los Koms.

Los primeros contactos con europeos no fueron benévolos; los koms pertenecen a un grupo paricularmente guerrero. Los guaraníes, pueblo con el que los españoles hicieron relaciones relativamente buenas, los llamaban “guaycurú”, palabra que significa “fiero” o “peligroso”, por la tensa relación que tenían con ellos. También los llaman “toba”, nombre que se generalizó y con el que hoy aun se los conoce; en Argentina se habla con total tranquilidad de la nación toba sin reparar en el verdadero significado de la palabra, que es “cabezón” y corresponde en realidad a un insulto; los guaraníes los llamaban así porque no los querían ni en lo más mínimo.

Región Chaqueña

Los koms pertenecen etnicamente a los pueblos amazónicos. Fueron principalmente cazadores, aunque hoy son mucho más dependientes de cultivos, por cuestiones obvias de territorios perdidos y “propiedad privada”.

Resistieron el avance de estado argentino hasta el siglo XX; los españoles nunca pudieron vencerlos del todo.
Un acontecimiento histórico fue la llamada “masacre de Napalpí”, en 1919, en la cual centenares de koms fueron salvajemente asesinados en un ataque nocturno traicionero por parte del ejercito argentino. La razón? Estaban en huelga porque se negaban a cosechar algodón a salarios explotadores. Ese acontecimiento significó la triste derrota de este pueblo a manos de los imperialistas sudamericanos.

Koms

ESTRATEGIA DE VIDA:

Antes de su asimilación como campesinado, los koms tenían una organización de clanes. los individuos se unían por lazos familiares, las familias se unían por abuelos, siendo muy numerosos sus integrantes (aun lo son), un conjunto de familias se reunía bajo el gonierno de un cacique y un conjunto de caciques conformaban una “confederación” para protejer territorios propios.

Sus casas eran de madera, de forma circular, con techos de paja seca. Cazaban principalmente venados y eran muy afectos a la pesca, si bien no desechaban ningún tipo de carne cuando tenían acceso a ella. Las mujeres recolectaban frutos y cultibaban zapallos, aunque sus huertas eran pequeñas, más bien individuales.
Tallaban la madera y el hueso; también tenían cierto conocimiento sobre la cerámica.

Curiosamente, adoptaron casi de inmediato al caballo a su cultura, formando un “complejo ecuestre” muy interesante, el cual en muy buena parte fue el que les permitió sobrevivir tanto tiempo, al contrario de la mayoría de los demás pueblos americanos nativos, que se aterraron con los caballos. Fueron exelentes jinetes y sus monturas les permitieron una táctica de contra-ataques a los fuertes criollos que muy pocos pueblos pudieron imitar.
Luchaban principalmente armados de lanzas y flechas, aunque adentrado el siglo XIX empezaron a comerciar con algunos puestos de frontera y se adjudicaron armas de fuego.

Mujer kom; también fueron hábiles tejedores

Entre sus creencias, figuraban casi todos los animales con los que convivían deificados en mayor o menor medida.
La especie humana era toda hija de un dios primordial, que se había masturbado para enjendrar a las primeras personas, que eran hombres; luego creó a las mujeres, pero inicialmente no se llevaban bien. Entonces un héroe mítico (Lapichí) derrotó a las Líderes Mujeres, que no querían unirse con los hombres, y obligó a los hombres a ser buenos con sus mujeres, dando comienzo entonces a las relaciones entre ambos sexos.
El mundo vive amenazado por los Grandes Jaguares, que siempre están tratando de devorarlo (los eclipses aparentemente tendrían mucho que ver con esta creencia).
Entre sus mitos figuran los zorros, las palomas, los peces, las corzuelas, etc.
Los “chamanes” son llamados en este pueblo “piogonak” y son personas muy respetadas, por su poder para hablar con espíritus y seres superiores.

Hoy, muchos koms se han convertido al cristianismo, principalmente a las iglesias evangélicas. Esto ha contribuído tristemente a la destrucción progresiva de su cultura, hoy viva solo en confines rurales de la región chaqueña argentina.

Hoy los koms tratan de sostener su identidad, pero se dabeten entre las presiones externas a las que se ven sometidos: los campesinos están siendo empujados hacia zonas inundables para “liberar” sus tierras a los grandes capitales agrícolas que buscan tierras para sembrar soja; los que se han mudado a las ciudades, suelen engrosar los cordones marginales, donde sufren de discriminación, violencia y falta de derechos.
Están asediados por la rabia, el SIDA, la tuberculosis y el mal de chagas. En el 2006, por lo menos 5 koms murieron por cuadro de desnutrición, una verguenza y un crimen social a la vez.

Pese a todo, resisten. Pese a todo, sobreviven. Pese a todo, mantienen su cultura, la cual busca resurgir desde el fango de la globalización capitalista.

Los koms no se rinden. Su voz aun se hace oir en las llanuras húmedas del cono sur.

Protesta del pueblo koms, cortando una ruta nacional, en reclamo de puestos de empleo


Mas informacion de este tema en el foro de la comunidad….

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

LOS HUNOS

Corvus Corax Habla:

Pueblo procedente del Asia y conocido por el nombre griego de jounoi o uno, latín hunni, sánscrito, huna, avesta, hunu, chino, hiongnu, aunque en sus distintas fracciones y lugares de asentamiento recibieron otras denominaciones como chionitas, heftalíes, etc. Pertenecen a la familia turco-mongol, y en su época de expansión europea fueron descritos por Amiano Marcelino (XXXI,2): «el pueblo de los hunos, poco conocido por las fuentes antiguas, que vive más allá del lago Meótide, cerca del océano Glacial, excede a todo género de barbarie. Porque las mejillas de los niños son heridas profundamente con un hierro, desde su misma niñez, con el fin de impedir el crecimiento del pelo, cuando aparece éste a su debido tiempo; a causa de las arrugas producidas por las cicatrices, envejecen barbilampiños y sin belleza alguna, como los eunucos. Todos tienen miembros compactos y fuertes y cuellos gruesos, y son tan enormemente feos y contrahechos, que se les tomaría por bestias bípedas o por postes decorados burdamente con figuras, que se emplean para marginar los puentes. Aunque tienen forma de hombres, si bien brutos, son tan rudos en su modo de vida que no necesitan del fuego ni de comida condimentada, sino que comen raíces de hierbas silvestres y carne semicruda de cualquier animal, la cual ponen entre sus muslos y la espalda de sus caballos, calentándola así un poco. Nunca se cubren por edificios hasta el punto que los desprecian como a tumbas, apartadas del uso común. Ni siquiera se encuentra entre ellos una choza cubierta de cañas. Antes bien, vagando por montes y bosques, acostumbran a soportar desde la cuna, las escarchas, el hambre y la sed. Cuando están de marcha no entran bajo techado a no ser en extrema necesidad, pues no se sienten seguros si moran bajo téjado. Se visten de telas de lino o de pieles cosidas de ratones silvestres; no tienen un traje para casa y otro para la vida pública. Pero una vez que se ponen al cuello una túnica descolorida, no la quitan ni la cambian hasta que se les cae a pedazos rota por el uso continuo. Cubren su cabeza con gorros redondos, y sus piernas peludas con pieles de cabra, y sus zapatos, que no se ajustan a plantilla alguna, les impiden marchar con libertad. Por eso se acomodan mal a la lucha a pie, pero pegados casi a los caballos, duros aunque deformes, y sentándose en ellos, a veces a usanza femenina, desempeñan sus funciones normales. Desde ellos todos los de este pueblo, noche y día, compran y venden, comen y beben, e inclinados sobre la estrecha cerviz de la caballería, se quedan dormidos tan profundamente que sueñan toda clase de sueños. Y cuando tienen que deliberar sobre cosas serias, todos dan su opinión en común de esta guisa…».

Sobre su religión no se sabe mucho, pero es posible imaginar ‘los rasgos esenciales que la caracterizan como un conjunto de creencias de tipo chamánico (v. CHAMANISMo), basadas en el culto al Tángri, o cielo divinizado, y en la adoración de ciertas montañas sagradas. Practicaban adivinación (v.) por las entrañas de los animales; y en su vida religiosa tuvo mucha importancia el sacrificio de animales, principalmente del caballo, con cuyo sacrificio sellaban los pactos entre tribus.

Su organización social es tribal y patriarcal. Se desconocen detalles sobre este pueblo de pastores y guerreros, pero a lo largo de su historia se puede ver un proceso de diferenciación social que conducirá a la rotura de los lazos tribales primitivos. Su organización política también varía con el tiempo. En una etapa primitiva, los hiongnu tenían a su cabeza un jefe llamado chan-yu, que los chinos traducen por «majestad hijo del cielo». Por debajo de éste se encontraban dos grandes dignatarios, los reyes de la derecha y de la izquierda. Siendo un pueblo nómada, el chan-yu no tenía residencia fija, pero normalmente vivía en el alto Orjon. Por debajo de estos reyes existía una jerarquía de los generales de la derecha e izquierda, los grandes gobernadores, los jefes de 1.000, de 100 y de 10 hombres. Su economía queda descrita en el texto de Amiano, ya citado.

Historia. Se divide en dos grandes momentos: la época en que con el nombre de hiongnu son citados por las fuentes chinas, y el momento en que aparecen en Europa y son conocidos por los escritores griegos y romanos. Creemos que se trata del mismo pueblo. Otros autores les consideran distintos.

Los hiongnu aparecen en la historia de China como una potencia amenazante a fines del s. III a. C. Desde su sede primitiva al N del río Amarillo, atacaron bajo el chan-yu T’eu-mar a los yue-chi, establecidos en el Kansu occidental (210-209). Mao-tuen derrotó a los tonghu, que habitaban hacia Manchuria, y, aprovechando la anarquía china, invadió la provincia de Shansi. Laochang acabó con los yue-chi del Kansu obligándoles a emigrar hacia el O. Cuando llegaron al río lli cayeron sobre los wu-suen, población emparentada con los alanos posteriores. Estas primeras victorias de los hiongnu tuvieron como consecuencia el fin de la dominación griega en Afganistán y un aumento de la potencia de los hiongnu en la Alta Asia, siendo por esta época sus grandes centros de concentración las fuentes del Orjon y el curso inferior del Ongjin. Desde estas posiciones continuaron hostilizando a China, pero el emperador Wu-ti pasó a la contraofensiva aliándose con los yue-chi de Sogdiana (región de Alta Asia) y con los wu-suen (v. CHINA Iv). Fracasadas las negociaciones, inició él solo las hostilidades (129 a. C.); después de una larga guerra, los hiongnu fueron rechazados a la Alta Mongolia, aunque no perdieron su fuerza militar. Durante el s. i a. C., hiongnu y chinos tratan de controlar la ruta de la seda, que al final quedó en poder de los segundos. Después de las derrotas sufridas por el pueblo hiongnu, las guerras civiles enfrentaron a dos caudillos rivales, Hu Han-ye y Tche-tche. El primero se sometió al emperador chino Shi-Humng-ti y, con la protección de éste, quedó como chau-yu.

Tche-tche emigró hacia el O llegando al Turquestán ruso en el 44 a. C., sometiendo de paso a los wu-suen del Ili, pero su mando duró poco porque el general chino Tch’eng T’ang le derrotó y le cortó la cabeza (35 a.C.) . Su pueblo, llamado el de los hiongnu occidentales, se estableció en torno al lago Baljash y el mar de Aral. Su historia se pierde porque entonces no están en contacto con ningún Imperio que dé noticias de ellos en sus fuentes literarias. Dada su proximidad a Irán, recibieron múltiples elementos culturales. El grupo sometido al Emperador chino también se vio afectado por las luchas intestinas, que dieron por resultado la escisión de un grupo de tribus, establecidas en Mongolia Interior, como federadas de China y que se denominan hiongnu meridionales. El grupo primitivo septentrional fue dominado por los sien-pi hacia el 155 d. C. Los h. meridionales intervinieron activamente en la política china a finales del s. ii y principios del III y lograron apoderarse por algún tiempo del Imperio chino, pero a mediados del s. iv fueron sometidos por los mu-jong.

Los h. occidentales, en el 374, por causas no bien conocidas, emprendieron su marcha hacia Occidente bajo el caudillaje de Balamir; vencieron a los alanos y atacaron a los ostrogodos, que se sometieron en su mayoría, mientras que los visigodos huyeron hacia el Imperio romano. Los hiongnu quedaban dueños de las estepas entre los Urales y los Cárpatos. Continuando su avance, ocuparon la llanura húngara, dominaron a los gépidos y llegaron a las orillas del Danubio (405). De esta época, se conocen tres caudillos que gobiernan simultáneamente: Ruas, Mundzuk y Oktar. Pronto quedaron dos jefes, hijos de Mundzuk: Atila y Bleda; el segundo fue eliminado por el primero, que quedó como soberano único. Atila es el hiongnu típico tanto física como espiritualmente: fuerte, austero, astuto, infatigable, con arrebatos de ira que sabe explotar para sus fines. Pasa el Danubio en el 441, se apodera de Naissus y devasta la Tracia, saquea Philíppopolis y Arcadiópolis. Firma la paz con el Imperio de Oriente en el 448, recibiendo una franja de tierra al S del Danubio. A los dos años inicia su gran expedición hacia el Rin, penetra en la Galia, y en el 451 es derrotado por el ejército de Aecio, al que se habían unido Teodoredo con sus visigodos (v.), y otros pueblos en la batalla de los Campos Cataláunicos (cerca de Troyes). Detenido el avance hiongnu, Atila sitia Aquilea, Milán y Pavía. Marcha sobre Roma. El papa S. León el Grande le detiene ofreciéndole un tributo y la mano de Honoria. Atila se retira a Panonia y m. en el 453.

El imperio de Atila, conglomerado de pueblos con un aglutinante hiongnu, estaba formado por ostrogodos, gépidos, alanos, sármatas y otros que se mantenían unidos por la gran personalidad de Atila. En su corte trashumante figuraban germanos, griegos y romanos en puestos de confianza. La muerte del caudillo provocó sublevaciones. Los ostrogodos y los gépidos se rebelaron al año siguiente del fallecimiento de Atila, librándose una gran batalla en la que pereció Ellac, hijo de Atila. Los hiongnu se replegaron hacia la estepa rusa bajo el mando de un hijo de Atila llamado Dengizich. Otros hijos del mismo pidieron tierras a los romanos, quienes establecieron a Ernac en la Dobrudja, y a Emnedzar y a Uzindur en Moesia. Dengizich fue muerto por los romanos en una guerra. El gran Imperio se deshacía. Una nueva oleada asiática, las de los ávaros, sometió las estepas. Era el presagio de una nueva invasión, la de los turcos (v.).

Extensión máxima del Imperio Huno de Atila

Arte y cultura. Los hiongnu experimentaron un proceso de aculturación que empezó en China y terminó en las estepas rusas. De China recibieron la base artística que informara su estilo propio; de los iranios, los elementos de su escritura rúnica. El arte hiongnu es muy característico, representado sobre todo por las placas de cinturón, apliques, ágrafes y botones de equipo o de arneses en bronce, de motivos animalísticos estilizados. Se denomina arte de ordos, nombre de la tribu mongola que ocupó desde el s. xvi la curva del río Amarillo, región donde los hallazgos han sido particularmente abundantes. Este arte es una provincia del arte animalístico de las estepas, teñido de influencias asirio-iranias y griegas de Rusia meridional.

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

La Gran Muralla China

Javierdeargentina Habla:

“No serán hombres de verdad hasta que lleguen a la Gran Muralla”.

Semejante frase pertenece al casi mítico Mao Tse Tung, el lider comunista que recuperó China de las manos japonesas y occidentales al finalizar la segunda guerra mundial e instauró al “otro mostruo comunista”, el otro gran enemigo de las potencias capitalistas europeas y norteamericanas: la República Popular China.

La frase fue dedicada a sus tropas guerrilleras, en 1935.

Hoy, es una frase impresa en las remeras que se venden al pie de la Gran Muralla (triste final para tan buena frase, verdad?).

Es la más larga de las construcciones humanas y quizás la más imponenete de todas. Pese a eso, no es contínua, ni fue construida en un solo tramo; se trata de la fusión de distintos segmentos iniciados por separado. Incluso han quedado algunos “huecos”, tramos de un par de kilómetros en los cuales la muralla está interrumpida.
Los vestigios más antiguos datan de construcciones del año 700 antes de Cristo. Siglos después, en el 221 A. de C., Qin Shi Huang, el primer emperador chino (otra figura que cuenta con su propia mitología) vio la imperiosa necesidad de defenderse de los hunos de Atila; allí fue cuando empezó a construirse la muralla que hoy conocemos, sobre la base más antigua. Pasaron las disnastías y la muralla siguió creciendo en longitud.
El tramo más “moderno” fue construido durante el siglo XVII de nuestra era.

El muro tiene alrededor de 8 metros de alto por 5 metros de ancho. Está edificado en su totalidad sobre la cresta de las montañas, permitiendo así que la altura facilitara la visión del enemigo cuando este se acercaba. Al llegar, la resistencia ya estaba preparada. Los arqueros disparaban desde los espacios del balcón de la muralla, puertas especiales se abrían para permitir la salida de la caballería. Conformaba una unidad militar infranqueable.

O no tanto? Tres veces en la historía la Gran Muralla fue burlada, por pueblos supuestamente bárbaros y salvajes. Los hunos de Atila, contra quienes se quizo construir, consiguieron plasmar su invasión. Décadas más tarde, los ejércitos del Gengis Khan también invadieron China pese a la muralla. Por último, los manchúes, pueblos occidentales de China, demostraron una vez más la ineficacia de la muralla.

Por qué entonces se le tiene tan grande admiración a esta construcción que demandó siglos, fue inútil a su cometido y constituye un verdadero cementerio de obreros y campesinos, enviados a su construcción por los gobiérnos déspotas del imperio asiático?

Las respuestas a esta pregunta son varias.
Primero, no se puede negar que su construcción fue un desafío para la ingeniería de la época. Si no contáramos con los registros del método con el cual se levantó esta estructura, seguramente hoy sería considerada por algunos como otra evidencia de la arquitectura extraterrestre.
Pero no, contamos con los registros, y podemos asegurarlo: la construyeron los chinos, desde los 700 años antes de Cristo.
La principal razón de potencia simbólica se debe a la visión instaurada durante el gobierno comunista del siglo XX, quien la tomó como el más grande ícono del pasado glorioso de China. Glorioso? Ya se mencionó que no pudo detener las invasiones…

Pero estaba la necesidad de satisfacer una nueva necesidad: instaurar un motivo de orgullo nacional, luego de revolusiones fallidas, ocupación japonesa, hambruna y pobreza generalizada. Pese a la verdad histórica, los chinos han apostado a su imponencia visual para simbolizar la conciencia de pertenecer a un imperio ancestral, de ser una gran civilización y de frenar la intrusión extranjera mediante una muralla inexpugable.

Un mito moderno de la Gran Muralla es que se ve desde la luna; bueno permitanmé en el foro destruir este concepto, quizás alguno ya lo sabría, pero no, no se ve desde la luna.
Amstrong fue quien instauró la creencia al declarar que le había parecido distinguirla, pero expediciones posteriores terminaron desmintiendo la aseveración, siendo la definitiva una misión espacial china, que corroboró la falsedad de la creencia.

La realidad es bastante paradógica, ya que para los chinos la construcción de murallas no significaba grandeza sino fracaso, ya que era una representación de negociaciones fallidas.

Método de construcción:
Tan simple que da bronca. En un marco de madera del ancho requerido para el segmento de la muralla colocaban tierra y la apisaban. Lo repetían hasta conseguir una altura adecuada para que funsionara de base.
Luego, se agregan cañas entrelazadas como una red cuadriculada entre más capas de tierra.
tercero, se impone un corazón de piedras grandes a modo de consistencia principal, mientras se rodea todo con ladrillo de barro cocido intercalados entre sí.
Por último, se le da angulación a la tierra del lado exterior a la muralla para que de la sensación de más altura y dificulte la llegada a su pie.

La longitud total aproximada es de 7.300 kilómetros. Un símbolo monstruoso, alusinante, de lo terrible que es capaz de hacer el hombre cuando se enfrenta consigo mismo, su peor desafío.

Actualmente, tenemos que lamentar que la teoría de que las murallas sirven para contener enemigos está totalmente vigente:
Tenemos una muralla separando Palestina de Israel, cortando Jerusalem a la mitad.
Y tenemos otra en el medio del desierto de Sonora, separando México de los Estados Unidos.

Dificilmente estos muros, con sensores de movimiento y alambres de pua, sean considerados una maravilla de la humanidad luego de algunos siglos.

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla