Guerras atomicas en la antiguedad

De antiguos poemas épicos de la India nos llegan referencias de una supuesta arma atómica… hace 8000 años:

Nuestra actual civilización ha tardado aproximadamente 6.000 años en pasar de la agricultura primitiva al desarrollo de la bomba atómica, de la relativa barbarie al comienzo del dominio o desencadenamiento de las fuerzas del universo. La humanidad, sin embargo, cuya edad se calcula ahora no en miles sino en millones de años, hacía por lo menos 100.000 años que tenía una capacidad cerebral desarrollada como la del hombre moderno (algunos cráneos de Cro-Magnon muestran una capacidad craneana superior a la del hombre moderno). En los últimos veinte años de exploración arqueológica, terrestre y submarina, se ha hecho cada vez más evidente que ha habido civilizaciones anteriores tan antiguas que no sabemos sus nombres, extendiéndose hacia atrás en la noche de los tiempos antes de nuestra aurora histórica de, aproximadamente, el año 4000 antes de Cristo. Si esas civilizaciones anteriores llegaron a tener un sistema de progreso científico –no necesariamente el mismo, pero comparable al nuestro–, habrían tenido tiempo sobrado de desarrollar una sociedad tecnológica que les pudiera llevar a explorar y usar la fuerza atómica, hasta enfrentarse, como ahora nosotros, con la misma alternativa de control o destrucción. Quizá ése es un desarrollo normal en una civilización que adelanta constantemente –adelanta hasta que se destruye a sí misma–.

Ciertos informes culturales conservados en la antigua literatura histórica y religiosa, parcialmente confirmados por algunos curiosos descubrimientos arqueológicos, parecen indicar que algo parecido a bombas atómicas se empleó en guerra en este planeta miles de años antes de que empezara la actual historia escrita. No hemos reconocido esas detalladas referencias a la guerra nuclear en las leyendas antiguas hasta que no hemos desarrollado nosotros mismos la fuerza atómica.

La mayor parte de esas referencias proceden del Mahabharata, el Ramayana, textos puránicos y védicos, el Mahavira Charita y otros textos sánscritos, que, libres de los incendios y destrucciones sufridos por tantos libros de la antigüedad mediterránea y del Medio Oriente, nos han llegado directamente, desde tiempos antiguos. Las referencias “atómicas” que contenían, a los ojos occidentales, desde la primera traducción completa del Mahabharata en 1843 se escribió (originalmente en sánscrito hacia 1500 a. C., sobre leyendas que databan de 5.000 años antes), parecían sólo ejemplos de férvida imaginación oriental, sobre guerras de dioses y héroes antiguos.

Mahabharata significa, en sánscrito, Gran Bharata; es el más extenso poema épico de la literatura india antigua –el segundo es el Ramayana–. Aunque ambos son básicamente obras profanas, se recitan de manera ritual y confieren supuestamente méritos religiosos a quienes los escuchan. Sólo después de las explosiones atómicas, a partir de 1945, se empezó a advertir poco a poco, entre quienes conocían bien esas obras antiguas, qué es lo que realmente describían. Parecían referirse a detalles específicos de guerra atómica y sus efectos, y representaban o bien un increíble recuerdo del pasado o una inquietante profecía del futuro.

El doctor Robert Oppenheimer, que tenía un amplio conocimiento de la literatura sánscrita y las leyendas hindúes, recordó cuando la primera explosión desgarró el cielo de Nuevo México, unos versos del antiguo Mahabharata, compuestos hace miles de años en la India pero extrañamente aplicables a la era nuclear:

Si el fulgor de mil soles
Estallara de repente en el cielo,
Sería como el esplendor del Poderoso…
Ha llegado a ser la Muerte, la destructora de mundos

Albert Einstein lo dijo menos poéticamente, pero de modo más directo al observar:
“El hombre tiene ahora un poder de destrucción contra el que no tiene medios de defensa”:

Sólo siete años después de la primera explosión atómica en Nuevo México, el doctor Oppenheimer, que conocía bien la antigua literatura sánscrita, estaba dando una conferencia en la Universidad de Rochester. Luego, en el turno de preguntas y respuestas, un estudiante hizo una pregunta a la que el doctor Oppenheimer contestó con una extraña reserva:

Estudiante: La bomba que se hizo estallar en Alamogordo, durante el proyecto Manhattan, ¿fue la primera en hacerse explotar?
Doctor Oppenheimer: Bueno…, sí. En tiempos modernos, sí, claro.

Quizá el doctor Oppenheimer recordaba un pasaje que había leído en el Mahabharata sobre una antigua guerra en que se introdujo una nueva arma aterradora:

(Era) un solo proyectil
cargado con toda la fuerza del Universo.
Una columna incandescente de humo y llamas
brillante como diez mil soles
se elevó en todo su esplendor…
…Era un arma desconocida,
un relámpago de hierro,
un gigantesco mensajero de muerte,
que redujo a cenizas
a toda la raza de los Vrishnis y los Andhakas.
…Los cadáveres quedaron tan quemados
que no se podían reconocer.
Se les cayeron el pelo y las uñas:
los cacharros se rompieron sin motivo,
y los pájaros se volvieron blancos.

Al cabo de pocas horas
todos los alimentos estaban infectados…
…Para escapar de ese fuego
los soldados se arrojaban a los ríos,
para lavarse ellos y su equipo…

Las dimensiones de esa arma legendaria tienen cierta semejanza con los proyectiles tácticos nucleares de hoy día:

…Un tallo fatal como la vara de la muerte.
Medía tres codos y seis pies.
Dotado de la fuerza
del trueno de Indra, la de mil ojos,
destruía toda criatura viva…

Los poderosos efectos de la explosión y el calor producidos por esa arma se describen de una manera imaginativa y lírica, pero una manera que se podría aplicar (salvo por los elefantes) al lanzamiento de una bomba atómica:

…Entonces (el dios de esa poderosa arma)
se llevó por delante multitudes de Samsaptakas
con corceles y elefantes y carros y armas,
como si fueran hojas secas de los árboles…
Llevados por el viento, oh Rey,
parecían hermosos allá arriba
como aves en vuelo arrancando de los árboles…

Y después:

…Vientos de malos auspicios llegaron a soplar…
El Sol pareció dar la vuelta,
el Universo, abrasado de calor,
parecía tener fiebre.
Elefantes y otras criaturas de la tierra,
abrasados por la energía del arma,
huyeron corriendo…
las mismas aguas al calentarse,
las criaturas que vivían en ese elemento
empezaron a arder…
Hostiles guerreros caían como árboles
quemados en un fuego furioso…
Enormes elefantes quemados por esa arma,
caían por tierra…
…Lanzando terribles gritos…

Otros abrasados por el fuego corrían de acá para allá
mientras, en medio de un incendio de bosque,
los corceles… y los carros también…
quemados por la energía de esa arma…
parecían como copas de árboles
quemados en un incendio de bosque…

Mohenjo-Daro. No se sabe quienes la construyeron, pero si que lo hicieron en las riberas del río Indo, en la actual Pakistán, y es el primer centro urbano planificado de la historia. Pese al terrible significado de se nombre –“Monte de los Muertos”–, mantuvo su poder y prosperidad por centenares de años.

Como si no hubiera bastante coincidencia en las detalladas descripciones de algo muy parecido a un bombardeo atómico, nos llega desde el antiguo Mahabharata una suerte de protesta antibomba:

…Una sustancia como fuego
ha surgido a la existencia
quemando ahora colinas y ríos y árboles.
…Toda clase de hierbas y césped
en el Universo móvil e inmóvil
quedan reducidos a cenizas…
Vosotros, crueles y perversos,
emborrachados de orgullo,
mediante ese rayo de hierro llegaréis a ser
los exterminadores de vuestra raza…

Se recuerda el efecto definitivo, toda vía desconocido, de una superbomba, al leer en el Ramayana sobre un proyectil:

Tan poderoso que podía destruir
la tierra en un momento:
un gran ruido que se elevaba en humo y llamas…
y sobre él está sentada la Muerte…

Cabe preguntarse si esas referencias, imaginativas pero de un modo u otro casi probables (“admisibles”, entre comillas parece una palabra más justa), transmitidas a los tiempos presentes por los clásicos de la India, están basadas en un recuerdo de su uso por parte de alguna civilización anterior, un pueblo que usó esa fuerza y mediante su uso dio lugar a su propia destrucción.

Después, un pasaje del Samarangana Sutradhara de Bhoja trata de la decadencia de las armas de artillería, miles de años antes del tiempo en que se escribió eso, implicando un retorno a formas más sencillas de guerra antes de los tiempos históricos. No sabemos, claro, si alguna cultura prehistórica empleó o no bombas protoatómicas, aunque hay indicaciones bastante inquietantes fuera del campo de la poesía religiosa.

Volviendo a la historia… En Pakistán, en lo que era el valle del Indo, de la India, hay ruinas de varias ciudades antiguas que tienen fama de haber albergado en sus enormes áreas, poblaciones de más de un millón cada una. No se mencionan en la historia: podemos suponer que existían antes de nuestra historia escrita. Las más grandes se llaman ahora Mohenjo-Daro y Harappa, aunque no tenemos idea de cuáles eran sus nombres cuando prosperaron. Su sistema de escritura no ha sido descifrado nunca, aunque se ha encontrado en otra zona: en la isla de Pascua, en el Pacífico, exactamente al otro lado del mundo. Al parecer, estas dos ciudades fueron destruidas repentinamente: las excavaciones hasta el nivel de sus calles han revelado esqueletos dispersos, como sí el fin del mundo hubiera llegado tan rápidamente que los habitantes no hubieran tenido tiempo de irse a sus casas. Esos esqueletos, al cabo de no se sabe cuántos miles de años, están todavía entre los más radiactivos que se han encontrado nunca, al nivel de los de Hiroshima y Nagasaki.

Cabría decir, teniendo en cuenta la larga familiaridad de la India con las “leyendas” del Relámpago de Hierro, que podría haber mostrado menos entusiasmo antes de unirse a las potencias atómicas con la explosión subterránea de su primera bomba atómica (¿o quizá primera después de 8.000 años?) en Rajasthán, en mayo de 1974.

Crudivorismo

Cada día son más los adeptos que se apuntan al crudivorismo, o lo que es lo mismo, a comer alimentos en estado natural –crudos-, sin conservantes, ni fermentados, ni cocinados. Quienes practican este tipo de dieta aseguran que es la única que no desvirtúa o destruye las propiedades de los alimentos.

Aunque a muchos les pueda resultar extraño ese de sentarse a la mesa sin pasar por la cocina, lo cierto es que hay argumentos que avalan el crudivorismo. “Al cocer los alimentos, las enzimas que tienen se pierden, y éstas son necesarias para la digestión. Paralelamente, el agua fisiológica se evapora quedando el alimento sin esta parte líquida necesaria” comenta Balta Lorenzo, crudívoro. “Además –añade- los minerales de los alimentos cambian de su estado orgánico cuando están crudos a inorgánicos al cocinarlos”.

Os partidarios de este tipo de dieta también aluden a otra razón para su defensa. Se trata de la denominada “leucocitosis digestiva”, proceso por el cual, al ingerir alimentos cocinados, el sistema inmunológico se ve obligado a echar mano de los leucocitos al entrar en el cuerpo productos ajenos a la fisiología humana.

Los crudívoros lo tienen claro: nuestro organismo –dicen- está perfectamente preparado para digerir y asimilar alimentos crudos.

El crudívoro es aquella persona que vive en armonía consigo mismo, la Naturaleza y con todo lo que le rodea. Para ello mantiene una dieta cruda, natural y sencilla basada en el consumo de frutas y verduras, incluyendo frutos secos y semillas germinadas.

Esta dieta resulta natural porque incluye básicamente alimentos de temporada. Un hábito indispensable, puesto que cada variedad aparece en su período correspondiente, ejerciendo así una determinada acción en el organismo del consumidor. Además, este tipo de alimentos están exentos de productos tóxicos.

Esta práctico supone a la vez un ahorro significativo de tiempo, trabajo y alimento. Su preparación está basada en lavar la fruta o la verdura y colocarla sobre una fuente, ahorrándose así las tareas de pelar, trocear, cortar, cocinar sazonar… e incluso fregar.

La alimentación “Arco-Iris” o dieta crudívora se basa en principios naturales. Según explica la doctora Nuria Roig, directora del Centro de Medicina Cuántica y Cristaloterapia “Krysalux” de Caracas, Venezuela, “en la llamada medicina integral cuántica ahora se habla de la ‘frecuencia vibratoria’ de los alimentos más que de la típica teoría de las proteinas, grasas o carbohidratos. Es una nueva concepción de la alimentación que toma en cuenta nuestra ‘otra mitad’, o lo que es lo mismo, la parte energética del cuerpo humano”.

Se parte de la idea de mantener un equilibrio energético para garantizar la salud del cuerpo físico. Todo comienza en el “cuerpo de energía” para luego reflejarse en la realidad física, en los órganos y en el correcto funcionamiento de éstos.

Como base de esta nueva concepción los alimentos se clasifican en siete grupos atendiendo a su “frecuencia vibratoria”. Cada uno de estos grupos se relaciona con un centro energético, generador o chakra, que a su vez controlan las emociones y las funciones de los órganos incluidos en sus respectivos grupos. De ahí que para mantenernos en perfectas condiciones sea necesario ingerir diariamente cierta cantidad de cada uno de los siete tipos de alimentos. Respetando los biorritmos del organismo, la dieta diaria ha de programarse de la siguiente manera:

DESAYUNO: Grupos azul y morado, que proporcionan la “energía de arranque”.

COMIDA: Grupos anaranjado, amarillo, verde y rojo, en los que prevalece la “energía de mantenimiento”.

CENA: Grupo blanco, donde predomina la “energía de relajación”.

TIPOS DE ALIMENTOS

ROJO: Alimentos que lo contienen; PROTEÍNAS ANIMALES: Pollo, pescado, huevos, leche, queso, germinados, azúcar moreno, etc. Órganos que nutre; Corazón arterias, venas, médula ósea, vagina, boca, plasma sanguíneo, sistema circulatorio y muscular. PRIMER GENERADOR.

VERDE: Alimentos que los contienen; TODOS LOS VEGETALES Y VERDURAS VERDES: Acelgas, espinacas, berro, lechuga, etc. Órganos que nutre; Oído, vejiga, riñones, suprarrenales, próstata, piel, sistema nervioso central –gris-, cerebelo, cerebro, testículos, uréteres, uretra. SEGUNDO GENERADOR.

AMARILLO: Alimentos que lo contienen; LEGUMBRES: Judías pintas, negras o blancas, lentejas, garbanzos, etc. Órganos que nutre; Aparato digestivo, hígado, colon, duodeno, intestino delgado, ovarios, útero, vesícula biliar, tejidos colagénicos. TERCER GENERADOR.

BLANCO: Alimentos que lo contienen; CEREALES: Trigo, pan pastas, arroz, avena, centeno, cebada, etc. Órganos que nutre; Pulmones, bronquios, tráquea, timo, apéndice, páncreas, huesos, piel, faringe, membranas serosas, paratiroides, sistemas linfático, nervioso y óseo. CUARTO GENERADOR.

AZUL: Alimentos que lo contienen; TODAS LAS FRUTAS SECAS O DESHIDRATADAS. Órganos que nutre; Ligamentos, hipotálamo, píloro, sistema linfático, sistema óptico, tendones, tejido conjuntivo. QUINTO GENERADOR.

NARANJA: Alimentos que lo contienen; LOS VEGETALES Y LEGUMBRES NO VERDES: Patatas, calabazas, remolachas, zanahorias, etc. Órganos que nutre; Endometrio, hipófisis, adenohipófisis, panículo adiposo, mucosas, patrones genéticos de función –ARN- SEXTO GENERADOR.

MORADO: Alimentos que lo contienen; OLEAGINOSAS: Pistachos, almendras, nueces, yogurt, miel de abejas, coco, etc. Órganos que nutre; Glándula pineal, nucléolo celular, núcleos de hipotálamo, patrones genéticos de base –ADN-, piel, neurohipófisis. SÉPTIMO GENERADOR.

cosa mas rara meu jeje…

“Bloque de Cascajal”, la escritura Olmeca

Mucho tiempo ha durado la discrepancia entre los que no daban a los olmecas el término de civilización por falta de alguna prueba de su escritura. Esto parece cambiar ahora, ya que nos llega la noticia de que un grupo de arqueólogos mexicanos ha identificado lo que parece ser el sistema de escritura más antigua de américa. Se trata de una piedra descubierta accidentalmente por nativos en el sur del estado de Veracruz, México, en 1999.

La cultura Olmeca

Desconocida y extraña, original e inquietante, ajena al resto de los conceptos estéticos de américa y el mundo. Es la Cultura Olmeca, nombre derivado del sonido y término azteca olli y mecatl, relacionado con el caucho o goma virgen muy abundante en la zona que comprende la costa del Golfo de México. Se asignó de esta manera como olmeca a aquellos originarios de la tierra del hule. Son también llamados tenocelome “hombres con boca de jaguar” u hombres jaguar.

La primera prueba descubierta de esta misteriosa cultura ocurrió en la región de San Andrés Tuxtla, en el estado de Veracruz en 1862. En un lugar llamado Hueyapan, un trabajador de la hacienda descubrió la primera cabeza colosal olmeca. Siete años después, el boletín de la sociedad mexicana de geografía y estadística publicaba una breve nota firmada por José María Melgar Serrano: “En tanto que obra de arte es, sin exajeración, una escultura magnífica. Pero lo que más me ha asombrado es el tipo etíope que representa. He pensado que sin duda ha habido negros en este país. Y ello en las primeras edades del mundo”. Es la primera sugerencia que se hizo del origen o influencia africana sobre la Cultura Olmeca.

En 1925 los investigadores Frans Bloom y George Lafarge abrieron la puerta definitivamente a esa cultura perdida en el tiempo con numerosos descubrimientos en forma de estela, nichos y más cabezas colosales de exquisita manufactura que evidenciaban una cultura y una sociedad muy compleja y estructurada. Una civilización que no se podía encajar en el orden cronológico establecido hasta ese momento. Descubrieron en la zona de La Venta un bloque de piedra tumbada y semienterrada de más de dos metros de altura, una estela con un personaje esculpido con la cabeza cubierta con un monete y vestido con una especie de falda. En el momento en que comenzaron las labores de desescombro descubrieron una pirámide de unos 25 metros de altura. Y seguidamente una roca enorme y con forma de campana que resultó ser la segunda cabeza colosal encontrada hasta esa fecha. Sesenta años después que la primera cabeza descubierta.

Sin embargo el dato más desestabilizador se descubrió en el año 1955, cuando fue descubierta en la zona de La Venta un trozo de madera carbonizada. Los análisis que se llevaron a cabo con el C 14 estimaron una edad de más de 3000 años. Es decir, que cuando supuestamente en mesoamérica no debiera haber otra cosa que pueblos en sus inicios de su desarrollo cultural aparece una civilizaciòn en la cumbre de su madurez, la Cultura Olmeca.

El hallazgo

La piedra de Veracruz denominada el bloque de Cascajal fue descubierta de forma fortuíta, en la cantera del mismo nombre, por trabajadores que construían un camino cerca del sitio arqueológico de La Venta, centro de la Cultura Olmeca. La noticia del descubrimiento demoró en conocerse. Los autores del estudio viajaron al sitio para examinar y fotografiar el bloque. Ponciano Ortiz Ceballos, adscrito al Instituto de Antropología de la Universidad Veracruzana, explicó que desde 1999 se comenzó a estudiar el bloque a partir de la toma de estas fotografías. Más tarde, un grupo de geólogos determinó la antigüedad de la piedra y algunas otras piezas encontradas en las inmediaciones del sitio. Los resultados de esos trabajos fueron dados a conocer en el Congreso Mexicano de Arqueología en 2002. A partir entonces, se iniciaron los trabajos conjuntos con investigadores de diversas universidades en el extranjero, con quienes se había trabajado previamente en otras zonas arqueológicas, como en Chiapas, cuyas especialidades están dirigidas a identificar y descifrar la escritura antigua.

El texto que forma la escritura lo componen 28 símbolos diferentes, aunque la secuencia que repite algunos de ellos incluye un total de 62 inscripciones. Estos símbolos son referencias figurativas de la naturaleza. Se aprecian peces, maiz e insectos, entre otras cosas. La piedra mide 21 centímetros de ancho, 36 de largo y tiene unos 13 centímetros de espesor, según reporta el equipo de arqueólogos que estudia este bloque, encabezado por los investigadores mexicanos Carmen Rodríguez Martínez y el ya nombrado Ponciano Ortiz Ceballos. Cinco lados del bloque son convexos, mientras la superficie restante que contiene el texto aparece cóncava; de ahí que el equipo investigador establece que el bloque fue pulido y borrado repetidas veces y al tiempo tallado nuevamente, lo que para los científicos sería un hecho sin precedentes.

“Es una piedra que reúne, en un solo bloque, iconos y símbolos que Cascajal_Blockaparecen como decoración en otras piezas de arte olmeca”. “No sabemos con certeza de qué se trata, es un sistema desconocido”. “Parece ser que la piedra era empleada por los gobernantes para comunicar algo, como se hacía en algunas culturas, donde había unos bloques de inscripciones en las que se reportaba la lista de tributos”, explicó Ponciano Ortiz. “Puede ser una lista de productos, o un registro para la recaudación de tributos. También pueden ser elementos vinculados con algún significado religioso”. No obstante algunas secuencias de signos apuntan a que se trata de algún tipo de poesía. Los investigadores creen que el texto debe leerse horizontalmente.

La edad del bloque de Cascajal no se puede establecer con seguridad debido al material pétreo. Sin embargo tomando como referencia otras piezas encontradas en el lugar, incluídas piezas de cerámica, jade y serpentina, se estima que al menos tiene unos 2900 años. Esto no implica que bien pudiera ser más antigua. Pero no hay datos seguros al respecto. No obstante, de tratarse cierta esa primera aproximación nos encontramos ante el primer testimonio de escritura en el nuevo continente, al menos de momento.“Estamos lidiando con la primera clara evidencia de escritura en el Nuevo Mundo”, dijo Stephen Houston, un antropólogo de la Universidad de Brown.

En 2002 otros expertos dijeron que unos sellos cilíndricos olmecas y trozos de una placa de piedra contenían los ejemplos más antiguos de escritura en América. Algunos cuestionaron la interpretación de esos símbolos, que datan aproximadamente de 650 a. C.

“Esto (bloque de Cascajal) data de siglos antes de cualquier cosa que tenemos. Se ha debatido si los olmecas poseían algún tipo de escritura. Esto lo aclara. Para mí, lo establece con certeza”, dijo David Stuart, un experto en escritura mesoamericana de la universidad de Texas en Austin, al aludir al nuevo hallazgo. Stuart no estuvo vinculado al descubrimiento, aunque revisó el estudio para la revista science. “Nos dice que estos documentos probablemente existen y que hay que encontrarlos. Si descodificamos su contenido, las primeras voces de Mesoamérica nos hablarán”.

El hallazgo de más objetos cerca de Cascajal da esperanzas a los científicos de encontrar nuevas piezas con escrituras similares, que resultarían esenciales para descifrar el significado de la escritura de este bloque y, con ello, abrir mayor conocimiento en torno de las civilizaciones mesoamericanas, en específico, la olmeca. Para Stephen Houston el hallazgo “podría ser el principio de una nueva era de estudios olmecas”.

El equipo de investigadores que actualmente siguen con el análisis de esta piedra está compuesto, además de por Ponciano Ortiz Ceballos, María del Carmen Rodríguez y Stephen Houston; Alfredo Delgado Calderón, del Centro INAH Veracruz; Michael D. Coe de la Universidad de Yale; Richard A. Diehl de la Universidad de Alabama, y Karl A. Taube de la Universidad de Orilla de California.

Un descubrimiento histórico que replantea nuevas formas de abordar la historia precolombina desde sus inicios. Muchas sorpresas están por llegar desde los confines del nuevo mundo.

 

La apuesta por la tracción animal

POR CORVUS
En los últimos años, algunos agricultores están haciendo revivir el arte del manejo del ganado para labrar, acarrear y otros trabajos para que los aportan ventajas respecto a los tractores y otras máquinas a motor.

Es legítimo utilizar la fuerza de los animales para trabajar en lugar de recurrir a la maquinaria? Es pertinente? Es aceptable? No se trata de una “explotación” del animal a nuestro servicio, socialmente inaceptable, el ganado esclavo de alguna manera?

Si hacemos una aproximación cuidadosa al tema, podremos observar que la relación entre el hombre o la mujer y el animal de trabajo sólo se puede concebir en función de elementos culturales. No se trata sobre todo de una cuestión económica, o no únicamente. Tampoco se trata sólo de una cuestión de energía renovable. En el pasado reciente, el uso de los animales – caballos, burros, mulas y bovinos según las regiones, las costumbres y los trabajos – ha estado siempre ligado a la organización social. No lo podemos obviar. Es una realidad tanto del presente como del futuro. Observo a menudo, entre las personas que realizan prácticas con nosotros una identificación muy fuerte de la persona con el animal; me explico: si les digo que una yegua no tiene una dificultad particular para realizar un trabajo importante hasta el final de la gestación, veo a continuación una fuerte empatía, sobre todo entre las mujeres, que no están lejos de considerar, en algunos casos, que maltrato la yegua. Contrariamente, su entrenamiento regular al trabajo, sin llevar a condiciones intensivas extremas, es más bien un factor que favorece un buen parto.

A menudo sentimos que el caballo de trabajo puede reencontrar un lugar, modesto pero apropiado, en algunos contextos o nichos. Un ejemplo es, desde hace algunos años, el uso del caballo en la ciudad: recogida de residuos, riego de flores, transporte escolar, líneas de ómnibus turístico, tiro con motivo de una fiesta o por el padre Navidad. .. También se está utilizando en el trabajo en el bosque a raíz de la imposición de algunas normativas: deforestación en zonas sensibles o frágiles, bosques periurbanos y parques públicos, retirada específica de árboles peligrosos, gestión sostenible del bosque limitando el impacto sobre el suelo forestal …

En el sector agrícola, el caballo de trabajo puede encontrar su lugar en horticultura, particularmente la ecológica, la viticultura en laderas o en situaciones difícilmente mecanizables. En el sector del ocio, el tiro permite utilizar los caballos para vacaciones itinerantes en caravana o como una atracción suplementaria para las vacaciones o los fines de semana en un alojamiento rural, añadiendo un atractivo

 

Ventajas del trabajo con fuerza animal

La cuestión energética nos permite tener otro enfoque y tener otras perspectivas. Estudios aún embrionarios y sin financiación empiezan a reconocer el interés de esta energía animal, duradera y renovable, dos adjetivos indispensables en cualquier demanda de subvención y para todo discurso político sobre el tema. También podemos avanzar algunos argumentos suplementarios:
– El animal es susceptible de asegurar por sí mismo su reposición, lo que no podrá hacer nunca una máquina (si no es que las nanotecnologías …)
– En muchos casos, se puede alimentar al mismo puesto de trabajo, utilizando un recurso local y económico (heno y cereales, hierba).
– Es más eficiente que un tractor en términos de tracción: para un mismo esfuerzo de tracción el tractor tiene un rendimiento energético menor. Además, si ambos consumen una producción vegetal – aceite de colza o de girasol para el tractor, forrajes y cereales para el caballo o el toro – el tractor consume más, siempre para un esfuerzo de tracción igual.
– El hecho de tener en cuenta criterios agronómicos es también un signo de esperanza para sacar al caballo de los contextos o nichos donde a menudo es confinado. Propietarios y grandes explotaciones, especialmente en la viticultura, empiezan a darse cuenta del valor de tener un buen suelo y hacer retroceder el desyerbe con productos químicos sistémicos. En este sentido, el trabajo de la tierra vuelve a ganar importancia y es aquí donde la tracción animal puede tener un papel clave, ya que las plantaciones de viñedos están hechas de hace 40 años o más y la distancia entre hileras y la pendiente de la finca son elementos que imponen una determinada manera de trabajar el suelo, donde no siempre tiene cabida la maquinaria. Estas circunstancias, que son más evidentes en algunas Denominaciones de Origen, obligan a concebir material nuevo ya reencontrar y / o mejorar el material antiguo residual utilizado en tracción animal. Así pues, aquí hay un campo potencial de trabajos de innovación para poner a punto ya disposición de los profesionales un material con buenas prestaciones.
– Se han realizado diversos estudios sobre la compactación del suelo forestal y suelos agrícolas. Los impactos de los animales y de la maquinaria no son idénticos. Bajo el pie del animal, de manera localizada, la presión puede ser más fuerte, pero la incidencia sobre las capas profundas parece menos importante, y no hay problemas de patinaje en la tracción, particularmente en condiciones húmedas. El animal es muy a menudo menos pesado que la herramienta motorizada comparable. La ventaja del caballo en relación al tractor en la cuestión de la compactación es evidente: el tractor compacta cerca de las cepas y de las raíces cuando la separación entre las filas es pequeña (1,30 a 1,80 metros) mientras que el caballo tiene menos impacto y camina más en medio, entre las hileras.
– La disponibilidad y el precio de la fuente de energía, ya sea gasoil o gasolina, provenientes del petróleo bruto, son también elementos que pesarán cada vez más. En los países donde no existen ayudas gubernamentales para aliviar el coste, los tractores tienen menos arrogancia, es decir que sólo se utilizan parsimoniosamente, por lo que es esencial, trabajos para los cuales son difíciles de sustituir, como por ejemplo cuando hay mucha potencia para acoplar herramientas como la pala cargadora u otras que necesitan toma de fuerza.

Estas razones deberían ser suficientes para engendrar un amplio movimiento hacia una nueva utilización de la energía animal. Sin embargo, es posible que esto no avance tan rápido, principalmente por razones culturales arriba ya mencionadas, pero también debido a la pérdida de conocimientos y técnicas, de formación insuficiente, de falta de disponibilidad de animales de trabajo.

 

Un poco de contexto histórico y cultural

La presencia masiva de caballos en la ciudad se remonta a un pasado bastante lejano. Fue a finales del siglo XIX cuando los caballos lograron su efectivo máximo a las ciudades, en París en particular, donde tiraban del ómnibus y los tranvías. Estables inmensos se encontraban en medio de París y contaban con varios miles de caballos. Antiguamente, es decir antes de 1950, el caballo de trabajo era omnipresente en el campo para todos los trabajos agrícolas y para los transportes de proximidad. Hoy en día es todavía la situación que prevalece en Rumanía, y en menor medida a Bulgaria y Polonia. Estos tres países cuentan ellos solos con más de un millón de caballos de trabajo.

En Europa occidental, que era hasta hace poco como los países mencionados del Este, la evolución ha sido considerable, pero la utilización del caballo de trabajo no ha desaparecido nunca completamente. Actualmente, en toda Europa hay aproximadamente un millón de caballos que trabajan pero sólo un 1% de estos se encuentran en Europa del Oeste. En Francia hay unos 40.000 caballos de diez razas de tiro reconocidas, pero entre este efectivo menos de un millar trabaja realmente.

La situación en Europa es pues muy contrastada. La ventaja en un país como Francia, es que los usuarios de hoy en día han tenido que mostrar una inmensa voluntad para encontrar la manera de vivir con y gracias a sus animales de trabajo. Han aprendido de los antepasados según el modo de transmisión tradicional. También han podido tener más intercambios, encuentros entre regiones a veces alejadas, lo que se hacía menos antes. Han tenido que perfeccionar su técnica, la doma, la selección de animales aptos al trabajo con apellidos que tenían buenas referencias.

Cuando todos los agricultores estaban obligados a trabajar con caballos, vacas o toros, según la región y las costumbres, algunos dominaban bien la conducción de sus animales y las técnicas de trabajo asociadas, y otros sufrían, no trabajaban a gusto ni eran eficaces. También podían haber malos tratos, brutalidad hacia los animales por falta de aprendizaje, falta de conocimiento o poca satisfacción con el trabajo realizado.

Actualmente, es un triunfo importante disponer de un vivero de profesionales que han construido y mantenido un saber hacer contra vientos y mareas. Este saber hacer se ha beneficiado al mismo tiempo de un cruce con las disciplinas ecuestres y hoy en día caballos de tiro hacen espectáculos o tiro de competición, lo que no era su vocación inicial.

Finalmente, este caballo de trabajo también se ha adaptado para sobrevivir. Hay una profunda connivencia entre el domador y el caballo para realizar un espectáculo, pero esta connivencia puede sin embargo existir de manera menos “espectacular” con el caballo agrícola. Y lo mismo caballo es capaz de hacer las dos tareas.

Los retos a superar

La desaparición del caballo de trabajo del corazón de las ciudades, que fue muy anterior a su desaparición del campo, ha contribuido en nuestro imaginario colectivo a asociarse a una situación de retraso cultural, de atraso. Es un pecado capital u original que pesa sobre las posibilidades de futuro. Aunque la presencia ocasional y excepcional de un caballo en la ciudad suscita una atracción, este juicio queda presente en el trasfondo: el que usa un caballo de trabajo es aquel que no ha podido o no ha sabido evolucionar, el que ha quedado prisionero y tributario de una manera de hacer ineficaz y pasada. Estoy convencido de que la técnica y la innovación no tendrán ningún problema para desarrollarse en el momento en que esta barrera cultural haya caído. Es una especie de paso previo, de pasaje obligado.

Y aún otro freno: la potencia del caballo es limitada. Este límite topa con nuestros hábitos – ligados a la energía fósil barata – de solucionar los problemas aumentando la potencia. Un duro “retorno al pasado” en perspectiva pero inevitable a largo plazo. ¿Cómo podría adaptarse nuestra cultura a estas nuevas limitaciones que estamos muy poco preparados para pensar y mucho menos a integrar?

Otro aspecto a considerar es el bienestar animal. La cuestión de la relación caballo / sociedad moderna apenas aflora, pero hay aquí una apuesta mayor. Nuestra sociedad está preparada para aceptar la introducción masiva de animales de trabajo dentro de su cotidianidad con lo que ello supone de relaciones a restablecer, de la adquisición de nuevas maneras de ser, de desplazarse, de producir e intercambiar ? Los riesgos de bloqueo son numerosos; riesgos ligados por ejemplo la explotación mediática de accidentes de circulación en la ciudad con caballos implicados que podrían ser heridos, que nos veríamos obligados a sacrificar …; riesgos ligados a una pérdida de comprensión de que es un animal de trabajo: no un animal de compañía pero sí un auxiliar, con el que puede haber una connivencia, un placer de trabajar juntos, siempre guardando una cierta distancia, hecha de respeto mutuo, y con una comprensión mínima de los códigos de comunicación; también riesgos ligados al miedo porque el caballo de tiro es grande, imponiendo, incluso impresionante y no sabemos cómo comportarnos: me atacará? me morderá o me pisará?

No estamos protegidos de un posible rechazo de las nuevas relaciones con el animal que, la mayoría de nosotros, tenemos que redescubrir completamente y este es el reto más importante: recrear un vínculo entre los animales de trabajo y la sociedad en su conjunto . Los animales son auxiliares, no esclavos. Los caballos necesitan ejercicio para estar bien, y los hombres y los caballos tienen un pasado milenario de colaboración. El caballo aprecia la presencia y la proximidad de los humanos. Es un animal sociable. Vive en grupo al estado salvaje pero también al estado doméstico. Solo en un box, se aburre. Le gusta trabajar, y por poco que aquella o aquel que el tipo sepa comprenderlo estar atento, es capaz de hacer esfuerzos importantes y sostenidos, con una gran atención en lo que hace. El reto es pues conseguir hacer sentir y comprender la posibilidad de esta connivencia, de volver a aprender a vivir juntos de manera nuevamente visible, de volver su presencia otra vez normal y bien aceptada.

La apuesta por la tracción animal

He creído, interesante colocar este texto acá por lo que he realizado su traducción, de una traducción.
Las imágenes las coloque yo.

La apuesta por la tracción animal
Bernard Dangeard
En los últimos años, algunos agricultores están haciendo revivir el arte del manejo del ganado para labrar, acarrear y otros trabajos para que los aportan ventajas respecto a los tractores y otras máquinas a motor.

Es legítimo utilizar la fuerza de los animales para trabajar en lugar de recurrir a la maquinaria? Es pertinente? Es aceptable? No se trata de una “explotación” del animal a nuestro servicio, socialmente inaceptable, el ganado esclavo de alguna manera?

Si hacemos una aproximación cuidadosa al tema, podremos observar que la relación entre el hombre o la mujer y el animal de trabajo sólo se puede concebir en función de elementos culturales. No se trata sobre todo de una cuestión económica, o no únicamente. Tampoco se trata sólo de una cuestión de energía renovable. En el pasado reciente, el uso de los animales – caballos, burros, mulas y bovinos según las regiones, las costumbres y los trabajos – ha estado siempre ligado a la organización social. No lo podemos obviar. Es una realidad tanto del presente como del futuro. Observo a menudo, entre las personas que realizan prácticas con nosotros una identificación muy fuerte de la persona con el animal; me explico: si les digo que una yegua no tiene una dificultad particular para realizar un trabajo importante hasta el final de la gestación, veo a continuación una fuerte empatía, sobre todo entre las mujeres, que no están lejos de considerar, en algunos casos, que maltrato la yegua. Contrariamente, su entrenamiento regular al trabajo, sin llevar a condiciones intensivas extremas, es más bien un factor que favorece un buen parto.

A menudo sentimos que el caballo de trabajo puede reencontrar un lugar, modesto pero apropiado, en algunos contextos o nichos. Un ejemplo es, desde hace algunos años, el uso del caballo en la ciudad: recogida de residuos, riego de flores, transporte escolar, líneas de ómnibus turístico, tiro con motivo de una fiesta o por el padre Navidad. .. También se está utilizando en el trabajo en el bosque a raíz de la imposición de algunas normativas: deforestación en zonas sensibles o frágiles, bosques periurbanos y parques públicos, retirada específica de árboles peligrosos, gestión sostenible del bosque limitando el impacto sobre el suelo forestal …

En el sector agrícola, el caballo de trabajo puede encontrar su lugar en horticultura, particularmente la ecológica, la viticultura en laderas o en situaciones difícilmente mecanizables. En el sector del ocio, el tiro permite utilizar los caballos para vacaciones itinerantes en caravana o como una atracción suplementaria para las vacaciones o los fines de semana en un alojamiento rural, añadiendo un atractivo en el campo.
Trabajando en el campo (Hungría)

Ventajas del trabajo con fuerza animal

La cuestión energética nos permite tener otro enfoque y tener otras perspectivas. Estudios aún embrionarios y sin financiación empiezan a reconocer el interés de esta energía animal, duradera y renovable, dos adjetivos indispensables en cualquier demanda de subvención y para todo discurso político sobre el tema. También podemos avanzar algunos argumentos suplementarios:
– El animal es susceptible de asegurar por sí mismo su reposición, lo que no podrá hacer nunca una máquina (si no es que las nanotecnologías …)
– En muchos casos, se puede alimentar al mismo puesto de trabajo, utilizando un recurso local y económico (heno y cereales, hierba).
– Es más eficiente que un tractor en términos de tracción: para un mismo esfuerzo de tracción el tractor tiene un rendimiento energético menor. Además, si ambos consumen una producción vegetal – aceite de colza o de girasol para el tractor, forrajes y cereales para el caballo o el toro – el tractor consume más, siempre para un esfuerzo de tracción igual.
– El hecho de tener en cuenta criterios agronómicos es también un signo de esperanza para sacar al caballo de los contextos o nichos donde a menudo es confinado. Propietarios y grandes explotaciones, especialmente en la viticultura, empiezan a darse cuenta del valor de tener un buen suelo y hacer retroceder el desyerbe con productos químicos sistémicos. En este sentido, el trabajo de la tierra vuelve a ganar importancia y es aquí donde la tracción animal puede tener un papel clave, ya que las plantaciones de viñedos están hechas de hace 40 años o más y la distancia entre hileras y la pendiente de la finca son elementos que imponen una determinada manera de trabajar el suelo, donde no siempre tiene cabida la maquinaria. Estas circunstancias, que son más evidentes en algunas Denominaciones de Origen, obligan a concebir material nuevo ya reencontrar y / o mejorar el material antiguo residual utilizado en tracción animal. Así pues, aquí hay un campo potencial de trabajos de innovación para poner a punto ya disposición de los profesionales un material con buenas prestaciones.
– Se han realizado diversos estudios sobre la compactación del suelo forestal y suelos agrícolas. Los impactos de los animales y de la maquinaria no son idénticos. Bajo el pie del animal, de manera localizada, la presión puede ser más fuerte, pero la incidencia sobre las capas profundas parece menos importante, y no hay problemas de patinaje en la tracción, particularmente en condiciones húmedas. El animal es muy a menudo menos pesado que la herramienta motorizada comparable. La ventaja del caballo en relación al tractor en la cuestión de la compactación es evidente: el tractor compacta cerca de las cepas y de las raíces cuando la separación entre las filas es pequeña (1,30 a 1,80 metros) mientras que el caballo tiene menos impacto y camina más en medio, entre las hileras.
– La disponibilidad y el precio de la fuente de energía, ya sea gasoil o gasolina, provenientes del petróleo bruto, son también elementos que pesarán cada vez más. En los países donde no existen ayudas gubernamentales para aliviar el coste, los tractores tienen menos arrogancia, es decir que sólo se utilizan parsimoniosamente, por lo que es esencial, trabajos para los cuales son difíciles de sustituir, como por ejemplo cuando hay mucha potencia para acoplar herramientas como la pala cargadora u otras que necesitan toma de fuerza.

Estas razones deberían ser suficientes para engendrar un amplio movimiento hacia una nueva utilización de la energía animal. Sin embargo, es posible que esto no avance tan rápido, principalmente por razones culturales arriba ya mencionadas, pero también debido a la pérdida de conocimientos y técnicas, de formación insuficiente, de falta de disponibilidad de animales de trabajo …

Laborando con dos caballos(Hungría)

Un poco de contexto histórico y cultural

La presencia masiva de caballos en la ciudad se remonta a un pasado bastante lejano. Fue a finales del siglo XIX cuando los caballos lograron su efectivo máximo a las ciudades, en París en particular, donde tiraban del ómnibus y los tranvías. Estables inmensos se encontraban en medio de París y contaban con varios miles de caballos. Antiguamente, es decir antes de 1950, el caballo de trabajo era omnipresente en el campo para todos los trabajos agrícolas y para los transportes de proximidad. Hoy en día es todavía la situación que prevalece en Rumanía, y en menor medida a Bulgaria y Polonia. Estos tres países cuentan ellos solos con más de un millón de caballos de trabajo.

En Europa occidental, que era hasta hace poco como los países mencionados del Este, la evolución ha sido considerable, pero la utilización del caballo de trabajo no ha desaparecido nunca completamente. Actualmente, en toda Europa hay aproximadamente un millón de caballos que trabajan pero sólo un 1% de estos se encuentran en Europa del Oeste. En Francia hay unos 40.000 caballos de diez razas de tiro reconocidas, pero entre este efectivo menos de un millar trabaja realmente.

La situación en Europa es pues muy contrastada. La ventaja en un país como Francia, es que los usuarios de hoy en día han tenido que mostrar una inmensa voluntad para encontrar la manera de vivir con y gracias a sus animales de trabajo. Han aprendido de los antepasados según el modo de transmisión tradicional. También han podido tener más intercambios, encuentros entre regiones a veces alejadas, lo que se hacía menos antes. Han tenido que perfeccionar su técnica, la doma, la selección de animales aptos al trabajo con apellidos que tenían buenas referencias.

Cuando todos los agricultores estaban obligados a trabajar con caballos, vacas o toros, según la región y las costumbres, algunos dominaban bien la conducción de sus animales y las técnicas de trabajo asociadas, y otros sufrían, no trabajaban a gusto ni eran eficaces. También podían haber malos tratos, brutalidad hacia los animales por falta de aprendizaje, falta de conocimiento o poca satisfacción con el trabajo realizado.

Actualmente, es un triunfo importante disponer de un vivero de profesionales que han construido y mantenido un saber hacer contra vientos y mareas. Este saber hacer se ha beneficiado al mismo tiempo de un cruce con las disciplinas ecuestres y hoy en día caballos de tiro hacen espectáculos o tiro de competición, lo que no era su vocación inicial.

Finalmente, este caballo de trabajo también se ha adaptado para sobrevivir. Hay una profunda connivencia entre el domador y el caballo para realizar un espectáculo, pero esta connivencia puede sin embargo existir de manera menos “espectacular” con el caballo agrícola. Y lo mismo caballo es capaz de hacer las dos tareas.

Los retos a superar

La desaparición del caballo de trabajo del corazón de las ciudades, que fue muy anterior a su desaparición del campo, ha contribuido en nuestro imaginario colectivo a asociarse a una situación de retraso cultural, de atraso. Es un pecado capital u original que pesa sobre las posibilidades de futuro. Aunque la presencia ocasional y excepcional de un caballo en la ciudad suscita una atracción, este juicio queda presente en el trasfondo: el que usa un caballo de trabajo es aquel que no ha podido o no ha sabido evolucionar, el que ha quedado prisionero y tributario de una manera de hacer ineficaz y pasada. Estoy convencido de que la técnica y la innovación no tendrán ningún problema para desarrollarse en el momento en que esta barrera cultural haya caído. Es una especie de paso previo, de pasaje obligado.

Y aún otro freno: la potencia del caballo es limitada. Este límite topa con nuestros hábitos – ligados a la energía fósil barata – de solucionar los problemas aumentando la potencia. Un duro “retorno al pasado” en perspectiva pero inevitable a largo plazo. ¿Cómo podría adaptarse nuestra cultura a estas nuevas limitaciones que estamos muy poco preparados para pensar y mucho menos a integrar?

Otro aspecto a considerar es el bienestar animal. La cuestión de la relación caballo / sociedad moderna apenas aflora, pero hay aquí una apuesta mayor. Nuestra sociedad está preparada para aceptar la introducción masiva de animales de trabajo dentro de su cotidianidad con lo que ello supone de relaciones a restablecer, de la adquisición de nuevas maneras de ser, de desplazarse, de producir e intercambiar ? Los riesgos de bloqueo son numerosos; riesgos ligados por ejemplo la explotación mediática de accidentes de circulación en la ciudad con caballos implicados que podrían ser heridos, que nos veríamos obligados a sacrificar …; riesgos ligados a una pérdida de comprensión de que es un animal de trabajo: no un animal de compañía pero sí un auxiliar, con el que puede haber una connivencia, un placer de trabajar juntos, siempre guardando una cierta distancia, hecha de respeto mutuo, y con una comprensión mínima de los códigos de comunicación; también riesgos ligados al miedo porque el caballo de tiro es grande, imponiendo, incluso impresionante y no sabemos cómo comportarnos: me atacará? me morderá o me pisará?

No estamos protegidos de un posible rechazo de las nuevas relaciones con el animal que, la mayoría de nosotros, tenemos que redescubrir completamente y este es el reto más importante: recrear un vínculo entre los animales de trabajo y la sociedad en su conjunto . Los animales son auxiliares, no esclavos. Los caballos necesitan ejercicio para estar bien, y los hombres y los caballos tienen un pasado milenario de colaboración. El caballo aprecia la presencia y la proximidad de los humanos. Es un animal sociable. Vive en grupo al estado salvaje pero también al estado doméstico. Solo en un box, se aburre. Le gusta trabajar, y por poco que aquella o aquel que el tipo sepa comprenderlo estar atento, es capaz de hacer esfuerzos importantes y sostenidos, con una gran atención en lo que hace. El reto es pues conseguir hacer sentir y comprender la posibilidad de esta connivencia, de volver a aprender a vivir juntos de manera nuevamente visible, de volver su presencia otra vez normal y bien aceptada.

La maldición de Pele Islas de Fuego

Panfredo Habla:

La diosa volcán Pele

“El cielo a descendido, los mares turbulentos parecen el infierno, el océano se agita, la lava surge del Kilauea, olas de fuego cubren la tierra, Pele esta furiosa” (antiguo canto hawaiano a Pele).

Un volcán activo es una fuerza natural tan misteriosa, tan impredecible, que los científicos sólo pueden ofrecer pocas claves acerca de por qué o cuándo vendrá la próxima erupción. Pero en la violencia de un volcán, aparentemente sin sentido, los hawaianos han encontrado un profundo significado; ellos creen que el volcán es su diosa suprema, Pele, quien arroja su destructiva lava para aniquilar a todo aquel que la desobedezca.

En 1990 Pele arrojó la más devastadora erupción en la historia del volcán Kilauea con una pavorosa furia que destruyó el pueblo de Kalapana, en la costa sur-oriental de Hawai. Más de 100 casas, iglesias, escuelas y parques fueron arrasados por un ardiente río de lava como prueba de la ira de esta diosa. Cuando el humo se dispersó, se descubrió que la lava había exceptuado milagrosamente de la devastación a una sola casa, fue esta una coincidencia o un acto de intervención divina ya que la casa pertenecía a un devoto adorador de Pele.

Para muchos hawaianos este extraño incidente fue prueba de la maldición de Pele y de su poder para proteger y destruir. ¿Cómo comenzó la creencia en esta maldición y por qué ésta continúa infundiendo temor en el corazón de los hawaianos? Su origen se pierde al igual que el de su pueblo en un océano de tiempo tan vasto como el del Pacífico.

Los científicos piensan que los primeros pobladores de las islas Hawai se establecieron hacia el año 350 de la Era Cristiana, la forma cómo descubrieron las islas permanece en el misterio porque, increíblemente, el grupo de ocho islas existen en total aislamiento a más de 2000 millas del continente más cercano y 2500 millas de la isla habitada más cercana. La travesía de los primeros pobladores habría requerido de extraordinarias destrezas de navegación, una odisea en el Pacífico que habría sido una de las grandes epopeyas de la exploración.

Los científicos piensan que estos navegantes podrían haber construido enormes veleros para recorrer las grandes distancias hasta las islas Hawai. Cientos de años antes de Colón estos intrépidos marinos ya estaban cruzando el Pacífico Sur en veleros que alcanzaban una longitud de 30 metros, tan grandes como las propias naves de Colón.

Estas naves hawaianas podían transportar hasta 80 personas con alimentos y otros víveres en viajes de más de 2000 millas. Cuando estos primeros pobladores finalmente encontraron las islas Hawai, hacia el 350 d. C., lo que pisaron fue un mundo primitivo posiblemente más cercano al paraíso que cualquier otro que halla sido descubierto sobre la tierra.

Los hawaianos pronto poblaron sus dominios con una extraordinaria serie de dioses y diosas, deidades que estaban presentes en cada faceta de la naturaleza. Los primeros hawaianos armaron una enorme galaxia de más de 40.000 dioses, probablemente más que cualquier otro pueblo en el mundo y creían que ellos mismos eran descendientes de los grandes dioses.

De acuerdo a una leyenda hawaiana la diosa Pele fue una de las primeras deidades en habitar las islas; su llegada se produjo poco después de la de los primeros pobladores.

Ella era una diosa celosa y apasionada quien parecía reflejar la sensualidad de los primeros hawaianos, una cultura que practicaba la poligamia y en la que hombres y mujeres llevaban una vida muy promiscua. Sin embargo, esta primitiva sociedad era dominada por el hombre y regida por un estricto código moral con severos tabúes que ayudaban a los hawaianos a evitar la ira de Pele y de los otros miles de vengativos dioses.

Muchos tabúes reprimían severamente la vida de las mujeres, a éstas les estaba prohibido cazar, tomar las comidas junto a los hombres y hasta cocinar sus propios alimentos por temor a que los contaminaran. Pero lo más extraño era que, en esta sociedad donde las mujeres eran dominadas por los hombres, la deidad más poderosa era la diosa Pele.

¿Cuándo se dio a conocer Pele a los hawaianos? ¿Es posible que se halla producido una erupción cataclísmica poco después de que los primeros pobladores pisaran las islas? Los científicos creen que en el mismo momento en que los primeros pobladores arribaron a Hawai, hacia 350 d. C., Pele estaba en su período de mayor actividad ¿Fue ésta mera coincidencia o estaba la diosa estableciendo su poder espiritual sobre las creencias de los hawaianos? Al tiempo que la población crecía también lo hacía el hechizo de Pele sobre aquellos que la adoraban. Para los creyentes el acto supremo de devoción era ascender la falda del volcán para rendir tributo a la diosa.

Actos de Fe

Erupción del volcán KilaueaDurante los siglos XIV y XV de nuestra Era, la población de Hawai había aumentado a cientos de millares. Los gobernantes de estas florecientes sociedades eran los grandes jefes cuyas familias descendían de los antiguos dioses hawaianos, y de todas estas deidades la más poderosa y las más venerada era Pele.

Entonces porque los investigadores no han encontrado ni una sola imagen de Pele de estos tiempos antiguos ¿de qué manera la adoraban los hawaianos? Ellos dicen que no necesitan hacer imágenes de esta diosa porque ella esta en las rocas, en los peces, en el viento, en las nubes, en la montaña, esta en la naturaleza y el volcán es su propio cuerpo.

Espectaculares templos han sido erigidos en honor de otras deidades hawaianas, como el dios de la guerra, pero muy pocos han sido construidos en honor a Pele. Para los adoradores de esta deidad la prueba suprema de fe era un peligroso viaje a través de la falda de 1200 mts. del volcán hasta la cumbre, un peregrinaje a través de la tierra más sagrada de las islas.

Los riesgos de escalar un volcán activo son muchos pero los antiguos hawaianos ignoraban el peligro que representaban para su ascenso los gases tóxicos y la lava ardiente. Algunos piensan que los antiguos adoradores pudieran haber construido altares para su diosa en la falda del volcán pero hasta hoy su existencia permanece en el misterio. Tal vez para ocultar sus secretos Pele a sepultado todos los monumentos antiguos en lo que algunos llaman “el manto de Pele”, una cubierta de lava que ha destruido casi todo vestigio de la antigua cultura hawaiana.

Representación de la diosa Pele Durante su travesía hacia la montaña sagrada los fieles encuentran pruebas milagrosas de los poderes mágicos de Pele. Por ejemplo, una exótica planta, la baya de Ohelo, sólo crece en la falda del volcán; hasta ahora la capacidad de ésta para sobrevivir en el tóxico ambiente del volcán permanece como un enigma para los científicos. Para los hawaianos la planta sagrada de Ohelo era la prueba de la capacidad de Pele para crear vida a partir de la destrucción.

Cuando finalmente alcanzaban la cumbre, el oculto recinto sagrado de Pele, a 1200 mts. de altura, le ofrecían las bayas de Ohelo como prueba de su devoción hacia ella. Los adoradores consideraban al ardiente cráter del volcán donde finalizaba su peregrinaje como un lugar mágico y prohibido, fuente de fertilidad y de toda creación, el aspecto más íntimo y secreto de la diosa.

Con cada erupción la lava de Pele iba expandiendo la isla como un precioso regalo de tierra nueva para su gente. Para demostrar su gratitud los hawaianos la glorificaban con cantos y bailes sagrados.

Estas danzas sensuales y místicas, que en conjunto se denominan Hula, son el único vestigio de la antigua vida hawaiana; cuando se ejecutan para Pele en lugares sagrados los bailarines le demuestran su veneración.

Mientras que a la diosa volcán se le rendía culto mediante las sagradas danzas Hula, otra deidad hawaiana, el dios de la guerra, exigía tributos más violentos a través de sacrificios humanos.

Pero, debido a que Pele era una deidad femenina y como tal creadora de vida, se creía que ninguna vida podía sacrificarse en su honor. Sin embargo, a pesar que los sacrificios humanos en honor a Pele estaban prohibidos, arrojar el cuerpo de los difuntos en las ardientes profundidades de la diosa se consideraba como una ofrenda.

Los hawaianos no sólo creían que Pele los controlaba tanto en la vida como en la muerte, también creían que su diosa decidía el destino de su gente.

Ha finales del siglo XVIII, como si estuvieran bajo la protección de la misma diosa Pele, las islas Hawai se habían convertido en una próspera sociedad de más de 800.000 habitantes, 2/3 de su población en épocas recientes. ¿Acaso la creencia de la gente en la maldición de Pele los ha llevado a convertirse en una de las civilizaciones más prósperas del mundo o es la furia de la diosa solamente un antiguo mito?

Las familias hawaianas luchaban por el dominio de las islas.Aislados del mundo exterior, libres de la influencia europea, las familias reales hawaianas luchaban por la supremacía y el dominio sobre sus prósperas islas. Luego de siete años de guerras en la gran isla de Hawai, para 1790 todo el poder se encontraba en manos de dos poderosos jefes: Keoua y su primo Kamehameha.

Ambos gobernantes clamaban la ayuda de la diosa Pele y los hawaianos acudían al volcán sagrado en busca de una señal ¿Qué gobernante recibiría finalmente la bendición de Pele? Al principio parecía que Pele favorecería a Keoua, ya que mientras que Kamehameha luchaba en la vecina isla de Maui, su primo atacaba en casa venciendo en muchas de las villas leales a Kamehameha.

Ciertamente, tan resonante victoria era una prueba de la bendición de Pele por lo que Keoua ordenó a sus triunfantes guerreros regresar a casa pasando por debajo de la sombra del volcán de la diosa. A medida que los soldados se acercaban al volcán un terrible temblor estremeció la tierra.

Lleno de temor Keoua invocó a Pele y la tierra volvió a la calma como una señal su aprobación. Pero entonces, repentinamente, la diosa comenzó a hablar en un lenguaje de fuego. Keoua observaba horrorizado como cenizas, rocas y lava llovían sobre sus soldados.

En segundos los que habían sido poderosos guerreros fueron convertidos en estatuas de lava, monumentos a la ardiente furia de Pele. Desde ese día, de acuerdo a la leyenda, las huellas de los cuerpos de los guerreros caídos se han preservado en la roca volcánica como advertencia para todo aquel que ose subestimar el poder de Pele.

Para los historiadores este incidente es la primera evidencia de que la legendaria maldición de Pele a modificado los eventos históricos.

Rey Kamehameha I¿Fue esta erupción del volcán un simple fenómeno natural o un presagio de la aprobación divina de Pele? Lo que sí es cierto es que Kamehameha tuvo la sabiduría de aprovechar este extraordinario evento para su beneficio.

Fortalecido por las historias de la real bendición de la diosa, en la década siguiente Kamehameha emprendió una cruzada para conquistar todas las ocho islas hawaianas. Sin embargo, en 1901, mientras Kamehameha dominaba en batalla a otros jefes, su ascendente poder fue frenado por la propia diosa Pele.

En ese año, el volcán sagrado emitió una mortal corriente de lava a través de su montaña arrasando villas a lo largo de la costa norte de la gran isla de Hawai. Los residentes trataron de convencer a su jefe Kamehameha para de alguna manera frenar la furia de la diosa. Éste viajó a través de la corriente de lava para ofrecer a Pele el regalo más sagrado que un hombre pueda ofrendar a una diosa, un rizo de su cabello envuelto en una hoja sagrada. Al día siguiente, como por voluntad divina, la corriente de lava cesó misteriosamente.

Con el ahora benigno volcán como prueba de la suprema bendición de Pele, en 1810 Kamehameha fue coronado como el primer monarca de las islas Hawai, gobernando cerca de un millón de súbditos.
Silencio ensordecedor

En el siglo XVIII, luego de siglos de incuestionable dominio sobre el reino de la isla, la diosa Pele se veía amenazada como nunca antes lo había estado.

“La muerte de Cook”. Pintura que representa la muerte de del capitán James Cook en las islas luego de robar un barco.El 19 de enero de 1778 extraños visitantes arribarían desde tierras lejanas en grandes barcos que para los nativos podían haber parecido naves de los dioses. La historia registraría el nombre del capitán del barco como el del inglés James Cook, quien finalizó con los millares de años de magnífico aislamiento de Hawai.

Con su universo ahora en peligro por estos invasores extranjeros, los nativos se sintieron dudosos acerca de cómo responder ¿Surgiría una vez más la maldición de Pele para destruir a los ingleses como ya lo había hecho con otros enemigos en tiempos pasados?

Si Pele hubiera desatado su furia, posiblemente, los hawaianos hubieran luchado con los ingleses hasta la muerte, pero el volcán permaneció en un extraño silencio. Los científicos, más tarde, establecerían la teoría de que durante este período el volcán simplemente entró en una fase de inactividad. Pero para los creyentes en la maldición de Pele, su misterioso silencio fue visto como una señal de aprobación.

Creyendo que habían recibido la bendición de Pele, los hawaianos sucumbieron ante las tentaciones materiales que los ingleses trajeron consigo: herramientas de hierro, mosquetes y armas pesadas. Hawai también ofrecía tentaciones para los ingleses, un mundo sensual sin inhibiciones sexuales.

Irónicamente, las desenfrenadas relaciones sexuales entre los ingleses y los hawaianos pronto serían responsables de más muertes que cualquier guerra en la historia de la isla.

Para 1820, en sólo 40 años, la mitad de la población hawaiana había fallecido de enfermedades venéreas y otras enfermedades occidentales. A medida que millares de nativos morían, los hawaianos continuaban buscando una señal de Pele pero el volcán permaneció silencioso. Mientras más tiempo tardara la diosa en intervenir mayor cantidad de hawaianos cuestionarían la existencia de su maldición.

Todo lo sagrado de la cultura hawaiana estaba muriendo tan rápido y de manera tan trágica como los propios nativos.

Muy Pronto, en 1820, otra amenaza mucho más seria para el poder de la diosa, llegaría hasta las costas de Hawai: los misioneros cristianos de Estados Unidos, quienes buscaban convertir a los hawaianos a sus creencias en un solo dios.

Para convencer a los hawaianos, los misioneros tenían que probar que su dios cristiano era más poderoso que la misma Pele. La estocada final para la diosa hawaiana no vino de los forasteros sino de una princesa hawaiana, Kapiolani, quien, de acuerdo con la tradición, era descendiente directa de Pele.

En 1824, cuando Kapiolani decidió convertirse al cristianismo, desafiantemente decidió hacerlo en el recinto sagrado de Pele, el borde del ardiente cráter. Los nativos suplicaron a la princesa que no ascendiera hasta el volcán, temerosos de que la diosa pudiera infringir su venganza sobre los hawaianos por un acto tan blasfemo, pero la princesa ignoró sus advertencias.

La diosa volcán guarda su silencio ante la conversión de Kapiolani. Al ver que la princesa no es castigada por la maldición, la creencia de la población en su diosa se debilita.

Los líderes eclesiásticos pronto tomarían medidas drásticas para reprimir la cultura hawaiana. La antigua lengua hawaiana fue prohibida y las danzas Hula fueron proscritas de ser ejecutadas en público. A medida que la cultura hawaiana se iba extinguiendo algunos comenzaron a preguntarse si una furiosa Pele no hubiese tomado venganza después de todo.

A finales del siglo XIX, después de que el pueblo hawaiano había dado la espalda a su diosa, sólo 40.000 nativos sobrevivieron; cerca del 95 por ciento de la población había muerto en menos de 75 años. Y ¿qué sucedió con la princesa que retó a la maldición de Pele? A finales del siglo XIX su monarquía fue abolida y Hawai fue anexado a los Estados Unidos.
Volver a despertar

Mapa de la gran isla de HawaiPara el siglo XIX los informes acerca del esplendor de Hawai se extendían por todo el mundo. Los visitantes viajaban a las islas para observar paisajes antes prohibidos a los ojos de los extranjeros. La maldición de Pele se había convertido en un mito hawaiano tan sonado que los visitantes realizaban un arduo viaje de dos días sólo para echar un vistazo a la diosa en su dominio volcánico.

Uno de estos visitantes fue el escritor norteamericano Mark Twain quien en 1866 realizó una peregrinación hasta el volcán Kilauea, el recinto sagrado de la diosa. “Al fin llegamos a los desgarrados y abruptos desiertos de ardiente y burbujeante lava hasta la cima de la montaña. Y estas señales nos advirtieron que estabamos cerca del palacio de la terrible diosa Pele, la creadora del Kilauea” (Mark Twain, 1866).

Pese a que algunos extranjeros reverenciaron a Pele, la mayoría la observaba con desprecio. Mientras que su sagrado volcán permanecía en silencio, Hawai era cada vez más influenciada por la cultura de la Norteamérica territorial. Sin embargo, curiosas señales comenzaron a indicar que el misterioso poder de la maldición de Pele no se había desvanecido.

Cuando los turistas visitaban el volcán sagrado de Pele, inadvertidamente violaban un antiguo tabú al llevar trozos de rocas ígneas como recuerdo; como resultado de esto sufrirían extrañas desgracias. Los turistas enviaban las rocas de regreso a Hawai rogando a los guardiaparques regresarlas hasta el volcán de Pele.

A fines del siglo XX la intromisión en los dominios de Pele fue más allá del robo de las rocas de la montaña. Se anunciaron planes de instalar pozos geotérmicos en el propio volcán sagrado Kilauea. Estos pozos hubieran proveído de energía a la población de Hawai pero para los creyentes en la maldición de Pele fue un acto de profanación; para muchos hawaianos Pele estaba siendo sometida a un acto de violación.

A pesar de la fuerte oposición de los nativos hawaianos, los pozos geotérmicos fueron instalados en el cráter sagrado del volcán. Los creyentes en Pele temían que después de tal provocación la maldición de Pele tomaría una terrible venganza. No pasaría mucho tiempo, sólo dos semanas más tarde, el 2 de julio de 1983, luego de permanecer en silencio por varios siglos, el volcán de la diosa hizo erupción con inesperada ferocidad ¿Fue esta una extraordinaria coincidencia o escogió Pele este momento decisivo para desatar su venganza?

En 1997, 14 años más tarde, el volcán aún se encontraba en erupción, destruyendo más de 200 casas y causando pérdidas por más de 100 millones de dólares. Para quienes fervientemente creían en ella, sin embargo, este acto de pavorosa destrucción fue también un acto de creación.

Bailarines de Hula

Tal y como si hubiera creado una nueva tierra, esta voraz erupción de Pele a dado origen a un renacimiento de las antiguas creencias de los hawaianos. Desde que la erupción comenzó en 1983 ha habido un sorprendente renacimiento en apoyo de las antiguas costumbres sagradas. Numerosas escuelas de Hula se han formado, muchas de ellas dedicadas a transmitir las antiguas historias de las explosiones de Pele.

A medida que la lava de Pele continua su implacable marcha hacia el océano creando tierra nueva y animando nuevas y fervientes creencias, su antigua leyenda cobró nueva vida.

Para los geólogos la continua erupción del volcán de Pele ofrece una oportunidad para estudiar los misterios ancestrales del comportamiento volcánico con la más avanzada tecnología ¿Descifrarán algún día los científicos todos los enigmas del volcán de Pele o hay misterios que son tan ancestrales, tan sagrados, que nunca podrán revelar sus secretos?

El poder de Pele continúa desconcertando a los científicos e inspirando temor entre sus adoradores. Posiblemente sea una advertencia para todos que es la naturaleza y no la raza humana quién crea y destruye la vida; y que, a menos que el carácter sagrado de la naturaleza sea respetado, toda la humanidad caerá bajo una maldición tan peligrosa e ineludible como la del volcán de la diosa Pele.

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

Chernobyl

Necropolis Habla:

El 26 de abril de 1986, el cuarto reactor de la Central Nuclear de Chernóbil, explotó a la 01:23 am hora local. Básicamente se estaba experimentando con el reactor para observar cuanta energía se podía producir. Pero la máquina que controlaba el combustible (dióxido de Uranio y otros compuestos radiactivos) lo mantuvo dentro del reactor durante demasiado tiempo, y eventualmente explotó, creando un gran agujero en el techo de la planta y emitiendo una gigantesca nube radiactiva hacia toda Europa. Todos los residentes permanentes de la ciudad y aquellos que vivían en la zona de exclusión fueron evacuados debido a que los niveles de radiación sobrepasaron todos los estándares de seguridad.[2]

La ciudad de Chernóbil y los suburbios adyacentes son ahora hogar de científicos, oficiales de mantenimiento de la Central Nuclear, Liquidadores, doctores y físicos especializados en radiación.

Pripyat.Esta ciudad es conocida porque sufrió el peor accidente de la historia de la energía nuclear el 26 de abril de 1986 cuando se produce el sobrecalentamiento y explosión del reactor número 4 de la planta nuclear de Chernobyl, el cual emitió 400 veces más radiación que la bomba atómica que cayó sobre Hiroshima en 1945, por lo que la ciudad se vio afectada por la radiación y debió ser evacuada. La evacuación fue llevada a cabo en tan solo tres horas por el ejército ruso, cuando la mayoría de los habitantes fueron desalojados de sus casas contra su voluntad, y los animales domésticos y de ganado fueron sacrificados.

Actualmente no tiene ningún habitante, más que investigadores, científicos y fuerzas de seguridad que custodian la zona de exclusión. La ciudad es ahora un museo de la era soviética tardía, tiene muchos edificios de apartamentos, dentro de los cuales se encuentran abandonadas fotografías, juguetes de niños, ropa, objetos personales, etc. También hay restaurantes, plazas de juego, hospitales, escuelas y gimnasios que también fueron abandonados. Debido al inexistente mantenimiento de las construcciones, dentro de ellas el moho, hongos e incluso plantas han crecido gracias a la humedad producida al derretirse la nieve de invierno.

Fotos de esta cuidad fantasma


Testimonios del suceso


El Primer Incidente 26.04.1986


“Aun recuerdo aquella noche.Tenia 4 años y vivía con mis padres y mi hermanita recién nacida,Sonia,en una vieja granja a unos pocos kilómetros al este de Pripyat.Aquella noche,mi prima Sasha estaba en casa,ya que el tío Mishka y la tía Tanya habían tenido que ir a Kiev a pasar el fin de semana.Pasada la media noche,Burek,nuestro perro,nos despertó.El pobre ladraba como loco mientras tiraba de la cadena que le ataba con violencia.Sasha y yo nos levantamos de la cama,nos pusimos los abrigos y salimos a ver a Burek.Cuando ibamos andando por el patio,una serie de fogonazos cortos y brillantes tiñeron el cielo,al noroeste.Nos quedamos quietas y,segundos despues,sentimos la tenue vibracion producida por varias explosiones,tal y como en las peliculas de guerra.Corrimos hacia la casa gritando: “¡Es la guerra! ¡La guerra ha empezado!¡Los yanquis nos bombardean!” Mis padres tardaron un buen rato en conseguir calmarnos y,cuandofinalmente volvimos a conciliar el sueño,soñamos con las heroicas batallas que librariamos contra los invasores.”

Kostya Kirilov,bióloga,testigo presencial del incidente del 26.04.1986

Fuente : Manual de un juego llamado S.T.A.L.K.E.R. Shadow of Chernobyl

Canal de la television publica de Moscu,noticias de las 9:00.Lunes 28.4.2006


Se ha producido un accidente en la central de Chernobyl.Uno de los reactores ha sido dañado.Se están tomando las medidas oportunas para eliminar cualquier consecuencia.Todos los afectados están siendo atendidos.El gobierno ya a formado una comisión especial.

El segundo incidente


El miedo se ha cernido de nuevo sobre Chernobyl la pasada noche.Se ha confirmado una explosión proveniente de la región de Chernobyl.Tras llegar,como ya hicieron hace casi veinte años después del accidente de 1986,los oficiales ucranianos desmintieron que las medidas de seguridad adoptadas entonces hayan sido comprometidas.

Noticia del periodico.Jueves 13.04.2006

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla