EL POMBERO

 

Publicado por Javier

Este interesante ser mitológico propio de la cuenca del río Paraná, tiene su origen en Brasil, desde donde parece haberse extendido hacia el sur, alcanzando las regiones del noreste argentino, el norte de Uruguay y el Paraguay entero, lugar donde cuenta con mayor número de adeptos.

Aparentemente su nombre deriva del portugués “pombiar”, que significa literalmente “vigilar”; por lo tanto, el Pombero es “el que te vigila”.
Originalmente parece que se lo tomaba solo como un ente tutelar de la naturaleza; castigaba a los humanos que lastimaran a las aves sin una razón. El castigo podía consistir en una leve paliza (principalmente en el caso de los niños), generar que se perdiera en la selva o directamente transformar al infractor en un ave. Todo dependía de la gravedad de la falta.
Esta versión inicial se extendió entre los guaraníes, quienes adoptaron la creencia en este ser sin problemas. Pero parece que, posteriormente, la incorporación al folklore guaraní fue agregando características al Pombero, resultado de la confusión y el “mestizaje cultural” con otras figuras de las creencias de estos pueblos sudamericanos.

La versión actual lo pinta diferente en cuanto a su fisionomía, para empezar. Los relatos más viejos lo pintan como un ser humanoide, muy alto y delgado, con un gran sombrero de alero, que porta una vara con la que ejerce su magia. Las nuevas, en cambio, hacen más hincapié en lo feo de su rostro, su estatura más bien mediana, su fuerza mayor a la de un humano, el pelo que recubre su pecho y su espalda y la particularidad de presentar los pies invertidos (los talones hacia delante y los dedos hacia atrás, clara característica de los seres con gran potencial maligno).

También se agrega más recientemente la capacidad de congraciar con él mediante pactos para obtener buena fortuna. El rito sería el siguiente:

La persona que solicita los favores del Pombero debe acudir en soledad a una arboleda alejada de cualquier población, para allí manifestar en voz alta la ayuda del Pombero para tener suerte en el dinero, el amor y otros aspectos de la vida. Acto siguiente, al volver a su casa, debe preparar por la noche, a modo de ofrenda, un recipiente con tabaco (puro o en forma ya de cigarrillos), una botella con alguna bebida alcohólica (cuanto más fuerte, mejor) y algo de comer. Todo esto será depositado en la puerta de la casa, o en algún lugar (siempre en la calle) donde no pase mucha gente durante las noches.
Si a la mañana siguiente las tres ofrendas han sido consumidas, significa que el Pombero ha aceptado el pacto. Desde entonces el individuo empezará a tener suerte y éxito en todo lo que se proponga. La única condición es aportar diariamente los requisitos mencionados. Todo irá bien, salvo que la persona piense que todo es una mentira y alguna noche no deje más los recipientes con alcohol, comida y tabaco, adjudicándose a sí mismo su éxito y no al Pombero, o que se olvide de dejar la ofrenda. En ese caso, el Pombero se vengará quitándole todo lo que le dio, sin volver a aceptar un pacto. Peor aun será su reacción si el humano trata de verlo alguna noche para corroborar que es él quien consume los regalos.

En esta versión actual, el Pombero toma más papel de duende que de tutelar, aunque mantiene su protección sobre la naturaleza y continua castigando a los humanos que se internan en sus dominios con el único fin de hacer daño.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s