LA DUADA EXPANDIDA

Panfredo Habla:

1 En aquellos tiempos, alrededor de 15,6 mil millones de años atrás, los mellizos del sistema primitivo y termitivo, Haruth y Maruth, eran los arquetipos esenciales del diseño del Proyecto; el balance, la simetría, la complementación.

Se definieron ante el mismo como la duada requerida, 2n y n2, así, y por esta razón serán ellos la instrucción de búsqueda de existencia coherente y decoherente, determinada como la instrucción hacia el apareamiento, diseminada a los 23 cromosomas haploides, corpúsculos que devenían del agujero del Dragón, del AIN del Padre, de la pirámide de AB, del 3, estos unitarios, estos 23 nones, corresponderán numerológicamente al 5, al pentáculo o estrella de 5 puntas, significaban la progresión de Tueste, de la raíz cuadrada del 5 +- 1 dividido entre 2. Unos vertidos y otros invertidos conformarían la instrucción primaria, ajustarían al Ser Gameto, al aparejado, y adosando a otros 23, correspondientes a la unidad del Óvulo de la Madre, sumarían los 46 diploides del sistema genomático humano, este sistema de 46 se decodifica o fragmenta en la reducción numerológica del Uno, 46 = 4 + 6 = 10 = 1. Unidad que secularizará la intención del proyecto esencial, el código de la Duada Expandida.

2 –Y este código es el Oin, XV, el Diablo, el cual deviene del IVD, IX, del Ermitaño de la Luz, en línea inclinada se ubican en el Árbol de la Vida o Matriz Manifestada. En su medio se localiza el cruce, el Aleph, la Sephira de Thiphareth, ThPARTh. Estos códigos son en línea diagonal de derecha a izquierda, de arriba hacia abajo, primero la Duada, ya que IVD, la Luz, se reduce a 2, en su Centro; la Triada, ya que ALP, el Cuerpo, se reduce al 3, y por último el OIN, la Oscuridad, se resume en el 4, de esta forma se establece el 234, como secuencia ordinaria de la Matriz en el sector de en medio en diagonal de derecha a izquierda. Si los invertimos tenemos el 432, y si los sumamos; el 666, parámetro elemental del sector central, o corporativo. En su espejo, siempre en el sector medio del Árbol de la Vida, nos encontramos Así como el cuatro deviene del dos y este del 1, el 3 es la función de adición entre sus 2 partes en el medio o instrucción del 4, de la Duada Expandida, del código del Tetragrammaton, dualismo básico al sistema como primer dígito potencial, el IVD, esta instrucción es llamada “El Código Jehová, (IHVH), el cual es 11 y es 2. 2n, en donde n es 13.

3 De esta simple instrucción, se deduce el otro código; el Aleph, 2n+1, de allí su valor gemátrico de la tripleta funcional del 111.

4 Estos seres – pensaba el Panfredo – serían las causa de la existencia, tal y como se manifiesta en el ámbito del hexagrama, de la dimensión del Adán, ADM, del 666.

5 Esta emisión del sistema se basa en la muerte, NVN, XIII, de la cual gracias a ella el humano progresará respecto al conocimiento del entorno y la manipulación tecnológica.

6 Esto es también la piedra sin pulir.

7 Ahora me encontraba en la entrada del tabernáculo, y esta era de 3 partes y de tres espacios. y ahi estaba el bosón de Higgs

8 Los seres idénticos sobre el púlpito de la escalera serpentaria se distinguían apenas de la inmensa pequeñez de mi apreciación.

9 Y los seres decían, siempre al unísono; – nosotros; los diploides resumidos, requerimos del tercero y El es el hijo, y así, se perpetua en el tiempo y en el espacio Adaniano, la expansión y diseminación universal. –

10 Los 3 pilares del aleph o 111, eran Haruth a la siniestra, el haploide tripartito en el centro relativo de la dimensión n, 6 +1 + 6 = 13, el medio
tetragrammático y Maruth a la diestra. La unidad 1 es ternaria, compuesta de la 23 ª numerática, la reducción instructiva del 5, así, 1= 2 ϛ n, en donde ϛn = 3 , este prototipo imito a otro profeta que ahora no recuerdo y dijo:

11 Cada uno de los Siete Sellos representa una de las siete etapas del camino espiritual por el que han de transitar todos los espíritus para llegar a nuestro destino que es el Código.

12 La escala de perfeccionamiento espiritual que conduce a los espíritus al Seno de Dios, tiene un número infinito de peldaños, pero son siete los más importantes, los de mayor trascendencia; esas siete etapas que debe atravesar el espíritu en su jornada de lucha, de evolución, de pruebas y crisol para su perfeccionamiento, tiene un reflejo y un ejemplo clarísimo dentro de la vida humana de los espíritus encarnados.

13 Aquí en vuestro propio planeta, sin importar raza o cultura, todos los hombres se rigen por períodos de tiempo material de siete días, y en vuestra historia humana habéis tenido también una jornada y una existencia espiritual en siete etapas.

14 Sobre el código temporal de la menorah, del sétimo día, se vincula con el Diablo en el significado cabalístico, en cuanto a que la O, posee el valor de 70, y este se reduce al 7, OIN, la cual es la palabra, es 13 y luego se reduce al 4, vinculando el Tiempo 7, con el espacio, 4, fundidos en el 11, número conspicuo, enclave de unión entre el Microcosmos y el Macrocosmos, y reducido a la Duada, al binario en Uno.

15 El código del pentáculo se refleja del mismo proyecto ALHIM, de la siguiente forma:

A = 1, L = 3, H = 5, I = 1, M = 4, todo = 14 = 5

AL es la unidad del 13 o 31, es el 4, el tetragrammaton, contiene…

Este contenido continua en el foro, PINCHA ACA PARA SEGUIR LEYENDO

Para este y otros post similares los invitamos a nuestro foro

Sociedad de la niebla

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s